Foto: CUARTOSCURO
Además del crecimiento de la población desocupada en el País, la informalidad no cedió en los primeros meses del sexenio

CDMX.- La desaceleración económica en México y los recortes de personal en los sectores público y privado hicieron repuntar la desocupación y la baja calidad de los trabajos que se generan en el país, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La población desocupada en México ascendió a un millón 886 mil personas durante los primeros tres meses de 2019.

Con datos ajustados por estacionalidad, la tasa de desocupación fue de 3.46 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), la más alta de los últimos dos años.

“Esto se debe a que ha habido varios recortes en diferentes dependencias gubernamentales, adicionales a los ajustes en el sector privado en ciertas áreas, lo que ha permitido que la tasa de desocupación vaya en aumento, y que esto afecte a ciertos indicadores laborales, como la tasa de condiciones críticas de ocupación”, comentó Héctor Magaña, profesor e investigador del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México.

NO BAJA LA INFORMALIDAD

La población ocupada informal llegó a 30.8 millones de personas, cifra 2.7 por ciento superior a la reportada en el mismo periodo de 2018.

Con cifras desestacionalizadas, la tasa de informalidad laboral se ubicó en 56.9 por ciento de la población ocupada, cifra 0.3 puntos porcentuales mayor en el primer trimestre del año en curso con relación al trimestre inmediato anterior.

Las tasas más altas

Las entidades que durante los primeros tres meses del año  observaron las tasas  de desocupación más altas fueron:

Tabasco, con 7.4%

Ciudad de México, 5.1%

Durango, 4.6%

Sonora, 4.5%

Estado de México, 4.4%

Coahuila, 4.2%

Sonora, 4.2%