Twitter
Expertos consideran que la serie de sismos que han afectado el corazón del archipiélago filipino es causada por el movimiento en la falla de Lubang

Al menos cuatro sismos fuertes sacudieron hoy la provincia de Batangas, en el centro de Filipinas, con lo que suman casi 990 temblores registrados en la región durante esta semana, lo cual ha causado daños y temor entre la población, pero sin víctimas hasta ahora.

Expertos consideran que la serie de sismos que han afectado el corazón del archipiélago filipino es causada por el movimiento en la falla de Lubang o alguna otra local, y las autoridades estiman que se registrarán más temblores en las siguientes semanas.

El Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (Phivolcs, por sus siglas en inglés) informó que el primer sismo registrado este sábado ocurrió a las 15:07 horas locales y tuvo una magnitud de 5.6 grados Richter, con epicentro dos kilómetros al noroeste de Mabini, Batangas.

Dos minutos más tarde se produjo un segundo movimiento de 6.0 grados Richter, con epicentro 12 kilómetros al noroeste de Mabini; el tercer temblor de magnitud 5.0 grados se sintió 20 minutos después, y otro más de 4.7 grados se registró una hora más tarde.

Los cuatros temblores se sintieron en decenas de ciudades de toda Batangas y las provincias vecinas, incluida Manila, la capital del país, en la isla de Luzón, sin que se emitiera alerta de tsunami.

Varias escuelas de educación básica y superior suspendieron clases este sábado por seguridad, debido a que los temblores han provocado daños a innumerables casas y edificios, además deslizamientos de tierra y cortes en el suministro de electricidad y en el servicio telefónico.

Los sismos, que no han causado víctimas, comenzaron la noche del pasado martes con un movimiento telúrico de 5.5 grados Richter que sacudió Batangas, tras el cual se ha registrado “todo un enjambre sísmico”, afirmó Renato Solidum, director de Phivolcs.

Desde entonces se han registrado 983 temblores que han tenido su epicentro en distintos puntos localizados al nororeste de Batangas, por lo que no pueden ser considerados como réplicas, puntualizó Solidum y advirtió que probablemente continuará este fenómeno.