Especial
Para la ratificación del acuerdo, a la obligación de que 70% de las compras anuales de acero y aluminio de las armadoras sean de Estados Unidos, Canadá o México, se agregó que el planchón de acero, es decir, la primera fundición, también tiene que hacerse en la región

CDMX.- La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) dijo que las modificaciones al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) respecto al origen del acero y aluminio para la fabricación de vehículos aún pueden revisarse antes de que entre en vigor.

Para la ratificación del acuerdo, a la obligación de que 70% de las compras anuales de acero y aluminio de las armadoras sean de Estados Unidos, Canadá o México, se agregó que el planchón de acero, es decir, la primera fundición, también tiene que hacerse en la región.

Actualmente, el planchón puede venir de otros países como Brasil, Corea del Sur, China o de Norteamérica.

“El cambio, en esencia, es que el planchón tiene que ser de la región después de siete años. Pero, en el propio tratado, hay una cláusula de revisión a los seis años, donde el tratado completo entra a inspección y se evalúa desde un año antes”, dijo Eduardo Solís, presidente de la AMIA.

“Habrá que ver si se cumple que haya la disponibilidad del planchón para continuar con esa regla o, si no lo hay, se tendrá que discutir entre los tres países la posibilidad de una extensión”, afirmó.

El nuevo requerimiento del origen del planchón implica importantes inversiones de las acereras en México y Norteamérica, por lo que es un tema que le compete más al sector siderúrgico, agregó.

Por otra parte, la asociación reconoció que la ratificación del T-MEC le da certidumbre al mercado nacional.