Tomada de Twitter
Tras un fallido experimento con el pasto híbrido, las Águilas ya entrenan y juegan en nueva superficie

El regreso del América a los entrenamientos en las instalaciones de Coapa fue en la cancha 1, misma que ya no "presume" el pasto híbrido y regresó al campo natural.

La superficie sintética se convirtió en un problema para la directiva azulcrema y los encargados del Estadio Azteca, ya que a lo largo de todo 2018 no lograron que el mismo luciera al cien por ciento.

El césped en el Coloso de Santa Úrsula nunca pudo adherirse, mientras que en el club tardaron varios meses para lograr esto; sin embargo, tuvieron que enviar toda la alfombra al estadio, el cual había pasó un episodio bochornoso a nivel internacional, ya que no pudo celebrarse el encuentro de temporada regular de la NFL entre los Chiefs de Kansas City y los Rams de Los Ángeles.

Así lucía el pasto del Estadio Azteca/Tomada de Twitter

Con el retiro del campo híbrido, la cúpula azulcrema decidió regresar al natural, por lo que a lo largo del primer semestre de 2019 se observó cómo se colocaba el que es ahora el nuevo terreno de juego.

El equipo realizó la sesión matutina de este jueves en dicho césped, el cual lució de buena forma y, a diferencia del anterior, no tuvo hoyos, ni tampoco se observó levantado después del desgaste de la práctica.