El próximo año van a cumplirse tres décadas con exactitud de que la actriz norteamericana Julia Roberts comenzó a ser reconocida en la pantalla grande por películas como “Magnolias de Acero”, de 1989.

La cinta donde sus madrinas fueron primeras actrices ganadoras del Oscar como Sally Field, Shirley MacLaine y Olympia Dukakis, entre otras más, le dio además de reconocimiento de los grandes públicos su primera nominación al premio Oscar como Mejor Actriz de Reparto de 1989; al año siguiente obtuvo su primera nominación como Mejor Actriz por su inolvidable protagónico en la comedia romántica “Mujer Bonita”, de Garry Marshall, al lado de Richard Gere, para finalmente obtener la estatuilla dorada una década después siendo dirigida por Steven Soderbergh por la biopic “Erin Brokovich”, del año 2000.

Todo esto viene al caso con la columna de hoy porque, aunque prácticamente nadie sabe que los inicios de la también llamada “Mujer Bonita” fueron en la pantalla chica haciendo pequeños papeles en series como “Crime Story”, de 1987, o “Miami Vice”, de 1988, justo 30 años después de aquella experiencia Julia Roberts regresa a la pantalla chica ahora como protagonista y productora ejecutiva de “Homecoming”, el más reciente proyecto televisivo de Sam Esmailm el creador de la serie “Mr. Robot”, que en el 2015 comenzó a hacer reconocido al hoy famoso protagonista de la película “Rapsodia Bohemia”, Rami Malek, y que justo hizo su debut en la plataforma de Amazon Prime el pasado viernes 2 de noviembre coincidiendo con el estreno mundial de “Rapsodia Bohemia”.

Pero volviendo a “Homecoming”, como su título lo indica en su traducción al castellano “Regreso a Casa”, es a su vez el nombre de un programa en el cual está involucrada Heidi Bergman (la Roberts) como la consejera de soldados que de regreso de la guerra, y como parte del tratamiento del muy común shock post-traumático que sufren tras vivir esa experiencia se embarca en un tratamiento que no sólo procura borrar ese doloroso pasado sino prepararlos para volver al combate como si nada hubiera pasado.

Con una influencia muy directa no tanto a Alfred Hitchcock sino a uno de sus más reconocidos seguidores como el también reconocido Brian De Palma desde el hecho de que en el primer capítulo se utiliza música de fondo del maestro Pino Donaggio para el clásico “Vestida para Matar”,  de 1980, hasta más adelante la pantalla dividida que hizo célebre desde su clásico “Carrie”, de 1976, “Homecoming” es una serie de diez capítulos de media hora que se van como agua pero mantienen al espectador al filo del asiento en un misterio donde Julia Roberts se ve rodeada de un muy buen cuadro de actores que incluyen a Bobby Cannavale (“Jazmín Azul”); Stephan James (“Selma”) e incluso la también ganadora del Oscar, Sissy Spacek, en el papel de la madre del personaje de Julia, entre otros.

Comentarios a:  sopeoperas@yahoo.com