Foto: Archivo
La Auditoría Superior de la Federación fiscalizó al IFT sobre sus acciones de regulación y supervisión sobre telefonía móvil e internet

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que la regulación asimétrica que impuso el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) a Telcel y Telmex, como Agente Económico Preponderante en telecomunicaciones, permitió avanzar en la imposición de límites y disminuir la concentración en los mercados de telefonía móvil, y en el de servicios de provisión de acceso a Internet, fijo y móvil.

En su Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2014, la ASF realizó dos auditorías de desempeño al IFT, regulador de las telecomunicaciones y radiodifusión, una sobre la Regulación y Supervisión de la Operación del Servicio de Telefonía Móvil y otra sobre la Operación del Servicio de Internet.

Las auditorías, que concluyeron en octubre y noviembre de 2015, en ese orden, permitieron fiscalizar las acciones de regulación y supervisión realizadas por el órgano regulador en la operación de ambos servicios para establecer condiciones de competencia efectiva y eliminar las causas que provocan la concentración en los dos mercados.

La ASF revisó particularmente la eficacia de la declaratoria de preponderancia en telecomunicaciones, emitida por el IFT al grupo económico conformado por América Móvil, Teléfonos de México, Teléfonos del Noroeste, Radiomóvil Dipsa, Grupo Carso, y Grupo Financiero Inbursa.

Entre los efectos que se desprendieron de la regulación asimétrica impuesta por el Instituto, la Auditoría destacó la entrada de nuevos participantes en ambos mercados y el establecimiento de índices de calidad con que se deben prestar los servicios.

Determinó además que con la regulación generada con la reforma en materia de telecomunicaciones de 2013, el IFT contribuyó a promover la entrada de nuevos participantes, ya que entre 2013 y 2014, 87 operadores obtuvieron el registro y autorización para prestar el servicio provisión de acceso a internet.

En el caso de telefonía móvil, la ASF detalla que en 2014, entraron 19 nuevas empresas en el mercado de la telefonía móvil, conformadas por un concesionario que opera y explota una red pública de telecomunicaciones.

Así como 17 permisionarios y un autorizado que instalaron, establecieron, operan y explotan una comercializadora de servicios de telecomunicaciones en el mercado de la telefonía móvil. Asimismo, iniciaron operaciones tres empresas de telefonía móvil denominadas Operadores Móviles Virtuales.

La Auditoría Superior de la Federación señala que “los resultados de la fiscalización muestran que, con la emisión de regulación en materia de telecomunicaciones, la declaratoria de preponderancia, y las medidas y regulación asimétrica impuestas al Agente Económico Preponderante, el IFT contribuyó a avanzar en la imposición de límites y la disminución de la concentración en el mercado de la telefonía móvil”.

Ello, debido a que en el transcurso de 2014 el índice de concentración en el mercado de telefonía móvil disminuyó en 343 puntos (6.4 por ciento) al pasar de cinco mil 351 puntos en el primer trimestre a cinco mil 008 puntos en el cuarto trimestre del año.

Sin embargo, la ASF reconoce que aún hay camino por recorrer para lograr el equilibrio en dicho servicio pues “aún persiste la alta concentración que puede afectar la competencia y libre concurrencia en ese mercado”.

En materia de regulación, el IFT emitió la Declaratoria que determinó la existencia del Agente Económico Preponderante en el sector telecomunicaciones y le impuso 67 medidas para los servicios de telefonía móvil, relacionadas con la información, calidad de los servicios y limitaciones al uso de equipos terminales entre redes, además, reguló de forma asimétrica las tarifas, infraestructura de red y separación contable.

La ASF recordó que, al margen de las medidas asimétricas impuestas a los preponderantes, el instituto estableció lineamientos que señalan los requisitos, términos y condiciones que los actuales operadores de telefonía móvil deberán cumplir para que se les autorice la prestación de servicios adicionales.

Entre estos están las reglas de portabilidad numérica, la metodología para el cálculo de costos de interconexión, las tarifas de interconexión y las condiciones técnicas mínimas para la interconexión entre concesionarios que operen redes públicas de telecomunicaciones, entre otros.

En el mismo análisis, la ASF señala que en cumplimiento de su labor de supervisar y verificar que los operadores de telefonía móvil cumplan con las obligaciones establecidas en sus títulos de concesión y demás normativas aplicables, el IFT realizó en 2014, 11 supervisiones de verificación documental y 123 visitas de verificación.

Respecto al servicio de provisión de acceso a Internet, fijo y móvil, la declaratoria de preponderancia y las 51 medidas de regulación asimétrica impuestas al Agente Económico Preponderante, permitió que el órgano regulador avanzara en la imposición de límites y la disminución de la concentración.

Así, en 2014, el índice de concentración en el servicio fijo disminuyó en 429 puntos (8.6 por ciento) al pasar de cinco mil 004 puntos en el primer trimestre a cuatro mil 575 puntos en el cuarto trimestre del año.

Mientras que el avance de este servicio por medios móviles disminuyó en 644 puntos (10.0 por ciento), de seis mil 465 a cinco mil 821 entre el primer y cuatro trimestre del año.

En cuanto a la supervisión, en 2014, el IFT verificó de manera trimestral el cumplimiento de las medidas y la regulación asimétrica impuesta al Agente Económico Preponderante y emitió un informe del cumplimiento en telecomunicaciones.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones atendió la obligación de supervisar y verificar que los operadores del servicio de provisión de acceso a internet cumplieran con las obligaciones establecidas en los títulos de concesión y demás normativa, toda vez que en 2014, realizó 191 supervisiones de verificación documental y 12 visitas de inspección.

Las auditorías de la ASF se realizaron de conformidad con la normativa de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública y se utilizó la metodología establecida en los Lineamientos Técnicos de la Auditoría Especial de Desempeño para asegurar el logro del objetivo y el alcance establecidos.