Foto: doctorramey
¿siempre han sabido los médicos lo que es mejor para sus pacientes. Los remedios que se usaban siglos atrás podrían sugerir lo contrario

Se supone que los médicos poseen una cantidad casi infinita de conocimientos, ya que ellos son los responsables de cuidar de nuestra salud, por lo tanto, deben mantenerse enterados de lo más  avanzado de su especialidad, pero, ¿realmente siempre supieron ellos qué era mejor para sus pacientes?

Veamos cómo funcionaba la ciencia médica hacia mediados del siglo pasado y más allá.


Tabaco (el curador distinguido)

En el mundo de hoy todos estamos familiarizados con la efectiva publicidad que se ha desarrollado en contra del tabaquismo, pero ¿qué hay de aquellos primeros anuncios en los que se promocionaba el cigarro como un producto saludable y distinguido.

Cuando se inventaron los cigarrillos se creía que éstos mejoraban la salud. Por ejemplo, un anuncio de la la marca Lucky Strike, decía que esos cigarrillos protegían la garganta de las irritaciones, calmaban la tos, despejaban los pulmones, e incluso aliviaban los síntomas del asma. 

Lo increíble de este ‘tratamiento médico’ es que tenía el apoyo irrestricto de los científicos y de los famosos. Todos ellos, desde Joan Crawford hasta 
Jack Nicholson aseguraban que fumar era un hábito saludable. De hecho, los  programas de televisión de los años 50’s y las películas de la época estaban repletos de situaciones que glorificaban el tabaco y que mostraban a hombres y mujeres fumando su cigarro favorito en ambientes repletos de humo.

Orina (los valiosos nutrientes de la sangre)

Las bondades sanadoras de la orina se basaban en la creencia de que la pipí era un subproducto de la filtración de la sangre, y que, por lo tanto, estaba llena de nutrientes. 

Lo que sí es cierto es que la orina contiene cantidades importantes de  urea, una sal que actúa como antifúngico, antibacteriano y antiviral.

Todavía en la actualidad la terapia de orina se utiliza para tratar una serie de condiciones tales como la esclerosis múltiple, el lupus, la hepatitis y la artritis reumatoide.

Drenaje de la sangre mala
El sangrado era un tratamiento utilizado para curar muchas enfermedades. La idea era que la sangre de una persona enferma estaba contaminada, de manera que si se drenaban pequeñas cantidades de ella se permitía que los ‘agentes malignos’ salieran del cuerpo, facilitanto así la curación del paciente.


SoothingSyrup 
(el Jarabe curador)

Este producto se promocionaba como un medicamento inventado por la señora Charlotte N. Winslow y comercializado por primera vez por sus hijastros Jeremiah Curtis y Benjamín A. Perkins en Bangor, Maine, EE.UU. en 1849.

Este jarabe era anunciado en los libros de recetas, en las revistas para damas y en cualquier lugar en el que las madres pudieran verlo. 
La señora Charlotte N. Winslow, creadora de la fórmula  alegaba que era efectiva contra el dolor de muelas, el dolor de estómago y los cólicos… De ahí que se considerara “indispensable para ayudar a las madres y a las niñeras en la crianza de los niños”. 

¿Quiere saber lo que incluía este jarabe increíble? Bueno, cada 100 mililitros del jarabe contenían 500 miligramos de morfina, cannabis, heroína y opio en polvo, que no solo curaban el dolor sino que ponían los niños a dormir.

El ‘Jarabe Curador’ fue retirado del mercado en 1938, luego de 89 años de servicio activo en los botiquines de los hogares americanos.

La invación Mercurial

Las sales de mercurio se utilizaban como afrodisiaco y para tratar las enfermedades de la piel. 

Pero ahora sabemos que el mercurio en realidad acorta la vida  y hace muy poco para curar cualquier cosa en absoluto.

Este metal se utiizó ampliamente en los empastes de las caries, hasta que se descubrió que tener mercurio en el cuerpo era en realidad un veneno.

Si tu abuelo o abuela tienen más de 70 años es muy probable que tengan empastes de amalgama de mercurio en sus muelas.

Descargas eléctricas (las grandes y las chicas)

La terapia de electrochoque era un tratamiento muy común para corregir los trastornos mentales.

Era un procedimiento horrible y doloroso en el que varias enfermeras sostenían al paciente, mientras un médico le administraba los choques.

Ahora el proceso se utiliza solamente en casos extremos y con el paciente sedado. 

Pero las descargas eléctricas también se utilizaban para otros propósitos. Por ejemplo, se creía que la disfunción eréctil se debía a un pene perezoso. Por lo que se creó un cinturón que estaba diseñado para llevarlo alrededor de la cintura, y darse una descarga para regresar el pene a la vida. 


Origen de Los  vibradores
Las mujeres suelen tener cambios de humor, que han sido asociados con el llamado ‘síndrome premenstrual’.
 Antes le llamaban ‘histeria femenina’ y a un médico se le ocurrió la cura perfecta para este tipo de disfunción…
Las mujeres que iban al médico quejándose de los cambios de humor, recibían estimulación vaginal digital en el consultorio, llevada a cabo por su médico. La idea era  tonificar la vagina de la paciente para aliviar los síntomas de la histeria. Y parece que el tratamiento funcionaba, porque cuando se corrió la voz de lo efectivo que era, una gran cantidad de mujeres iban al consultorio a quejarse de sus males y ansiedades. Y a ser ‘dedeadas’ por sus médicos.

De hecho, muchos médicos se pasaban el tiempo metiendo las manos bajo las enaguas de las damas.
Pero entonces surgió una idea brillante… ¿qué pasaría si esas mujeres pudieran estimularse en casa por sí mismas con un ‘instrumento médico’ diseñado especialmente para tratar la histeria?’. 
Fue así como se inventó el vibrador.

Trepanación (un agujero en el cráneo)
La  trepanación era un procedimiento para tratar convulsiones, depresiones y migrañas. Los médicos pensaban que si un paciente tenía problemas mentales o emocionales, necesitaba un agujero en la cabeza para que salieran los malos humores.
El médico recostaba al paciente, instalaba en su cabeza un artefacto de tres patas y procedía a perforarle un agujero en el cráneo. 
Hoy se sigue practicando como un recurso para aliviar la presión intracraneal.

Licor: el sanador favorito
En la década de 1920 el gobierno de Estados Unidos prohibió la venta de licor. Eso significaba que usted tenía que acudir a los contrabandistas si quería obtener una botellita de alcohol. O ir al médico, el único profesionista autorizado para recetarlo.
El licor se ha utilizado como medicina desde su descubrimiento. Incluso hoy en día se puede disfrutar de un trago para  tratar el dolor de garganta o curar un resfriado. Así que cuando el gobierno prohibió el alcohol, los médicos acudieron a sus talonarios de recetas para resolver el problema. Podían recetar legalmente whisky, tequila, brandy y vodka.

Bendita Coca-Cola
En sus primeros tiempos,  la Coca-Cola fue vendida como un ‘tónico para el agotamiento’. Los anuncios también destacaban sus propiedades estimulantes del sistema nervioso, provenientes de la planta de coca y de las nueces de cola.
En la década de 1880 la Coca-Cola era un ‘vino de coca’. De hecho, era una mezcla de vino y cocaína, pero el alcohol y la cocaína fueron reemplazados más tarde con jarabe y hojas de coca. Lo que permitió ofrecerla como un ‘incrementador de la vitalidad’.

La coca y la heroína
La cocaína se había utilizado por años como estimulador y analgésico. Era también el principal ingrediente de varios ‘medicamentos’, y en esa lista se encontraba la Coca-Cola (de ahí el nombre) y el jarabe SoothingSyrup de la señora Winslow, antes mencionado.
Al igual que la cocaína, la heroína fue un éxito de ventas en los remedios para aliviar el dolor. Incluso la compañía Bayer buscó incorporarla a la aspirina, su medicamento estrella, y el fármaco más vendido del planeta.(Selector de Vanguardia)