Con un discurso sencillo
del barco se nos bajó,
¿cómo verá el infiernillo?
que Carstens ya se esfumó.