Foto: Vanguardia/Archivo
Aldo Fasci, presentó ayer su renuncia ante el gobernador Jaime Rodríguez por diferencias con el manejo de la dependencia

Porque no le dejan tener todo el control de la dependencia ni colocar gente de su confianza, Aldo Fasci Zuazuarenunció a la titularidad de la Secretaría de Seguridad Pública en Nuevo León.

Sin embargo, el funcionario podría reconsiderar y quedarse en el cargo si se le deja tener todo el control de la secretaría, según anunció.

La decisión la hace en medio de una crisis de inseguridad que fue en aumento y que el año recién terminado dejó más de 800 homicidios, de los cuales unas cien fueron mujeres asesinadas.

Fasci presentó al gobernador Jaime Rodríguez Calderón la renuncia la tarde del jueves pero se dio a conocer al filo de la medianoche y aclaró que luego de la reunión de seguridad que realizan todos los viernes por la mañana, se sentarán a dialogar sobre los detalles de su inconformidad.

Si tras la plática  El Bronco no le da todo el apoyo para realizar con libertad su función, la renuncia podría ser efectiva. "Todo va a depender de la plática que voy a tener mañana con el Gobernador.  Él deberá tomar una decisión al respeto".

Acepto que está molesto porque no le dejan tener   totalmente el control de la Secretaría, pese a lo delicado del tema y a los altos índices de inseguridad que registra el Estado.

 

Tampoco  le han permitido hacer cambios de funcionarios para trabajar con gente de su confianza en los dos meses que lleva en el cargo luego de llegar el 6 de noviembre pasado en sustitución de Bernardo González, quien fue electo como presidente del Concejo Municipal de Monterrey.

Aldo Fasci fue candidato a la alcaldía de Monterrey por la vía independiente y en gobiernos priistas ocupó la Subprocuraduría de Ministerios Públicos, la Procuraduría de Justicia y también la Secretaria de Seguridad Pública del Estado.