Recorre. El menor pide ayuda para que arreglen el camino que afecta a su ejido. CORTESÍA
El niño detalló que no ha ocurrido otro percance, pero la gente del lugar reconoce que es un camino peligroso, sobre todo de noche porque no hay iluminación.

Un niño del ejido El Salitre, a más de 80 kilómetros al sur de Saltillo, pidió a las autoridades que arreglen un camino rural que colapsó hace 2 años y pone en riesgo a todas las personas y vehículos que transitan por ahí.

En un video que envió a VANGUARDIA, el estudiante explicó que el 5 de julio de 2018 fue destruido el camino que conectaba con el ejido Presa de los Muchachos debido a la erosión del suelo provocada por el agua.

“Ya pasaron dos años, ya pusimos una denuncia, esto ya lleva más de dos años y no hemos recibido respuesta de las autoridades”, señaló el menor.

SU PADRE SUFRIÓ UN ACCIDENTE

Asimismo relató que su papá, el señor Alfredo, de 43 años, sufrió un accidente en ese lugar cuando manejaba su camioneta cerca de las 22:00 horas en la fecha citada, pues el vehículo se hundió y cayó. Afortunadamente el hombre no tuvo lesiones.

En el video se puede ver que el antiguo camino rural se encuentra destruido y ya es totalmente intransitable.

Por eso dieron aviso a las autoridades, pero llevan dos años sin respuesta.

“Tal vez no es una denuncia de lo más exigente o de lo más normal, pero sí está afectando a nuestra comunidad”, dijo el menor.

Este no es el único problema que pone en riesgo a las personas que caminan o circulan por ahí, pues el camino alternativo que utilizan está lleno de grietas y huecos que se hacen más grandes y profundos a medida que pasan los vehículos.

El niño detalló que no ha ocurrido otro percance, pero la gente del lugar reconoce que es un camino peligroso, sobre todo de noche porque no hay iluminación.

En el video no se mencionan ni la edad del autor, pero se puede observar que es un niño.

Nazul Aramayo

1985. Reportero enfocado en temas de movilidad, medio ambiente, historias de vida, cultura popular, música, literatura. Autor de los libros “Cantinas que merecen ser amadas y personas que no” (Producciones El Salario del Miedo: 2019), “La Monalilia y sus estrellas colombianas” (FETA: 2017) y “Eros díler” (Jus: 2012). Ha sido ganador del Premio Estatal de Periodismo Coahuila 2017 y 2018, en los géneros de Crónica y Mejor Trabajo de Periodismo Cultural respectivamente. Ganador del XXIX Concurso Literario Nacional “Magdalena Mondragón” en el género de cuento. Ha sido becario del PECDA y FONCA.