Contaminación. La extensa nube de polvo se dejó ver en la parte norte de la ciudad; expertos afirman que la falta de lluvias abona a la concentración de contaminantes como el ozono. / Mayra Franco
Ayer Saltillo fue cubierta por una extensa nube de polvo como consecuencia de los fuertes vientos que azotaron la ciudad

En Saltillo cada vez la temporada de frío dura menos y la de calor se extiende. A propósito de los cambios de clima registrados en “febrero loco”, la Secretaría de Medio Ambiente en el Estado advirtió que las altas temperaturas aumentan el contaminante ozono, uno de los responsables del efecto invernadero y provocan tolvaneras que dejan nubes de polvo.

Ayer Saltillo fue cubierta por una extensa nube de polvo como consecuencia de los fuertes vientos que azotaron la ciudad.

“Todos los días hay unos movimientos en la atmósfera que se llaman inversión térmica, cuando empieza a hacer calor se calienta el aire de abajo, levanta el aire frío y entonces circula el aire y se dispersan los contaminantes, pero si hace mucho frío no se alcanza a calentarse, no se resuelve la inversión y los contaminantes se quedan abajo”, comentó la secretaria del Medio Ambiente, Eglantina Canales.

Las altas temperaturas que se registraron este fin de semana por un lado ayudaron a la dispersión de contaminantes, pero por otro lado favorecieron la aparición de ozono, uno de los contaminantes que provocan efecto invernadero. El sábado se registró la cifra más alta de este componente en lo que va del año, llegó a 53 imecas, un día antes fue de 21 imecas, aunque el máximo para llegar a dañar la salud humana es de 100.

“Prácticamente es lo más alto en lo que va del año, recordando también que estamos empezando la época de ozono, que se da cuando está empezando el calor más fuerte y hasta que no se presenten lluvias. En este tiempo vamos a tener niveles altos de ozono entre las 13:00 y 18:00 horas”, indicó Santiago Barrios, ingeniero encargado del Departamento de Calidad del Aire de la SMA.

Por otro lado, cuando las temperaturas son bajas, menores a 5 grados, Barrios comentó que no recomiendan hacer ejercicio al aire libre por la mañana, ya que los contaminantes “aún se encuentran abajo”. En cuanto al ozono, éste podría ser el año con la temporada más larga para el contaminante.

Desafortunadamente el patrón de lluvias y el patrón climático en general se nos está moviendo bastante, anteriormente podríamos decir que hay lluvias en mayo, pero ahorita sí hablaríamos de que llegan en julio y agosto. Va a ser paulatino, la temporada fuerte de ozono, lo más complicado va a ser entre mayo y junio, aproximadamente, si no llegan lluvias para julio, ahí si sería lo más complicado”, declaró Barrios.