Twitter
Los migrantes estaban encerrados en el vehículo sin poder abrir las puertas o ventanas, ya que el conductor minutos antes de llegar los policías rurales huyó del lugar

Presuntos traficantes de personas dejaron abandonados a 105 migrantes de origen centroamericano en el municipio de General Bravo, al norte de Nuevo León, los cuales presentaban signos de deshidratación por las altas temperaturas, informó la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

Elementos de la Policía Rural detectaron primero a un grupo de personas quienes viajaban hacinadas en una camioneta tipo Van de color blanco, con destino el estado de Tamaulipas, para de ahí tratar de cruzar hacia los Estados Unidos.

En total fueron atendidas 36 personas en el cruce de las calles Bonifacio Salinas y Matamoros en el centro de General Bravo, 12 mujeres y siete hombres mayores de edad, así como 17 adolescentes y niños menores de edad, procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Los migrantes estaban encerrados en el vehículo sin poder abrir las puertas o ventanas, ya que el conductor minutos antes de llegar los policías rurales huyó del lugar, abandonándolos.

Más tarde, elementos de otra unidad de la misma corporación que realizaba labores de patrullaje en la misma municipalidad, se percataron de varios vehículos estacionados con las puertas abiertas en la calle Darío García entre Mina y Allende en la  colonia Barrio Norte donde observaron un numeroso grupo de personas.

Al aproximarse los uniformados para descartar que sucediera algún delito, fueron abordados por un hombre solicitándoles ayuda, al referir que ya tenían mucho tiempo esperando a las personas que los dejaron ahí y quienes aseguraron que regresarían para terminar el viaje, pero debido al calor que se registraba en la región presentaban algunos síntomas e insolación y deshidratación.

En el lugar se aseguraron cinco vehículos tipo camioneta en los que viajaban los 69 indocumentados, de los cuales 33 son menores de edad y 36 son adultos, también procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

En ambos casos, los extranjeros reconocieron no contar con documentos que acreditaran su estancia legal en el país, motivo por el cual fueron canalizados para recibir atención legal con las  autoridades migratorias.