¿Qué significa ser un rescatista independiente o quien puede serlo?

Es muy fácil, un rescatista es una persona común y corriente, puede ser tu vecino, tu amigo o tu pariente. Alguien que trabaja, tiene familia, tiene obligaciones cotidianas y vive su vida al igual que tú. Bueno, casi como tú. 

En realidad, los rescatistas Independientes ayudan, abren su corazón, sus vidas y sus bolsillos a seres inocentes y desvalidos, ellos los cuidan, se involucran con ellos y los guían hacia una nueva vida.

Estos seres humanos rescatan perros y gatos de condiciones críticas, con una sola gran intención que es la de salvar una vida. Una vida que para ellos, es tan valiosa como la de un ser humano, que  merece el mismo respeto.

No dependen de ayudas gubernamentales, públicas o privadas. Algunos han establecido redes de ayuda y contactos, todos involucrados al rescate y auxilio de los animales, comparten el deseo de sanarlos y encontrarles un buen hogar donde reciban cariño y protección. 

Un lugar en donde por fin tengan una vida digna.

Rescatar a un perro o un gato no es complicado, todos podemos hacerlo, estoy convencida de que si tomáramos conciencia de esto no existiría la enorme población de perros callejeros y en completo estado de abandono, si tan sólo nos pusiéramos en el lugar de aquellos animales, al menos por un instante, no dudaríamos en tenderles una mano y dejando de lado egoísmos todos llevaríamos un perro o gato a casa, evitándoles así tanto sufrimiento. 

Todos podemos cambiar su destino, devolverle o darle por  primera vez la alegría y la confianza en el ser humano, no sigamos nuestro camino indiferente esperando que quizás otra persona venga y haga lo que nosotros mismos podemos hacer.

Demos oportunidad que se resguarden en nuestras cocheras, ofréceles alimento y agua.

Ellos no tienen manos para trabajar. Solo mucho amor que ofrecer. 

La realidad indica que existe una escasa cultura sobre el cuidado de las mascotas. Yo los invito a que seamos seres humanos responsables, consientes , que busquemos hacer la diferencia, contribuir ofreciendo hogares temporales,  esterilizando a nuestras mascotas, incluso a los callejeros para evitar que se reproduzcan y no esperar a que otras personas vengan y hagan lo que esta en nuestras manos.

Recuerda, no importa lo malo que haya sido tu día. Si tienes un perro, él siempre te recibirá con una cara feliz al llegar a casa

Siempre estarán con nosotros cuando estemos solos y tristes, cuando queramos compartir alegrías, ellos vigilan nuestro sueño mientras descansamos, siempre están a nuestro lado en la abundancia o en la austeridad y siempre serán nuestros amigos fieles hasta el final de sus días.

“Para conocer la lealtad, la fidelidad, el agradecimiento, la confianza, el perdón, el compañerismo en su más pura expresión. Comparte e integra a tu vida un perro”.

Ella es Mila, una perrita rescatada que fue atropellada y no puede caminar. Sus rescatistas están haciendo todo lo posible por sacarla adelante, conócela en su página de Facebook: “Ayudemos a Mila”.

Diana Mendoza Tamez
Brigada rescate