La defensa de Rayados tuvo problemas en las marcas, pero principalmente en los centros. Foto: Cortesía
Santos, que sumó su octavo empate en el torneo, entró prácticamente con la ventaja en la mano, pero el partido terminó con 2 goles por cada equipo

TORREÓN, COAH.- Santos había amenazado con redondear una noche festiva después de un estridente comienzo, pero al final terminó resignado con un empate 2-2 frente a Rayados.

Los laguneros, que ganaban 2-0 antes de los 20 minutos, perdieron una gran oportunidad para dar un paso decisivo y asegurar la Liguilla, porque Monterrey se recuperó, vino de atrás y en un juego abierto de área a área, logró un par de aciertos gracias a su talento individual.

Santos, que sumó su octavo empate en el torneo, entró prácticamente con la ventaja en la mano. A los 2’ y después de un saque lateral desde la derecha, Djaniny Tavares se llevó por la fuerza a Nicolás Sánchez, envió un centro y Julio Furch, de cabeza, puso el 1-0.

Un gol que ni siquiera estuvo procesado, pero sí desnudó lo que luego sería un desconcierto de la defensa de Rayados que tuvo problemas en las marcas, pero principalmente en los centros.

La pelota área, un problemón histórico de Rayados, volvió a provocar un tembladeral en el área de Hugo González, cuando al 18’ Ulises Rivas anotó el 2-0 tras una habilitación de cabeza de Tavares, quien bajó un centro de Furch.

Rayados, desconcertado atrás, trató de compensar sus fallas con ataques más revolucionados. Sin embargo, no fue completo. Sólo acciones individuales trataron de incomodar a Jonathan Orozco.

Como la que encabezó Yimmi Chará al 25’ y que terminó en el descuento albiazul.

El partido se abrió demasiado y casi no tuvo punto medio. Osvaldo Martínez marcó el ritmo de los laguneros, y Tavares y Furch pisaron el área cuántas veces quisieron. De hecho, “Osvaldito” estrelló un disparo en el travesaño de González.

Ya en el complemento, una mejoría de Rayados en todas sus líneas le posibilitó al equipo de Antonio Mohamed llegar a la igualdad. Y lo hizo vía Edwin Cardona, quien en un mosaico se quitó un defensa de encima y clavó un zurdazo que venció a Orozco al 55’, tal y como lo había prometido el colombiano en las horas previas.

El partido siguió en la misma dinámica, de ida y vuelta con peligros sobre las áreas, pero nada cambió el destino de un desarrollo que, por lo que ofreció cada uno, acabó con un reparto justo de puntos.