Fotos: Marco Medina
Por ignorancia o indiferencia muchos saltillenses tomaron el inicio de la cuarentena por la pandemia del coronavirus como si fuera un día normal, según se pudo apreciar en un recorrido por las principales calles del Centro Histórico

Por ignorancia o indiferencia muchos saltillenses tomaron el inicio de la cuarentena por la pandemia del coronavirus como si fuera un día normal, según se pudo apreciar en un recorrido por las principales calles del Centro Histórico.

Las familias caminaban por la calle Victoria, al igual que los grupos de amigos, parejas y estudiantes con uniforme. Algunos compraban nieve, otros, ropa, comida, víveres, cachitos de lotería, otros esperaban en las bancas de las plazas públicas o en los jardines de la Alameda.

Las paradas de autobuses en las calles Aldama y Pérez Treviño lucían llenas de gente; los puestos y locales comerciales estaban abiertos.

 

Parecía un día inhábil o el inicio de vacaciones, pero había detalles en algunas personas y negocios que delataban que se trataba del primer día de contingencia sanitaria ordenada por el Gobierno de Coahuila.

Los museos y bibliotecas, además de bares y cantinas, del centro de Saltillo permanecieron cerrados. Y de acuerdo con el Plan Estatal de Prevención y Control del COVID 19, los establecimientos de este giro y vida nocturna suspenderán operaciones, y se cancelan todos los eventos masivos de cualquier tipo: deportivos, musicales, culturales, gastronómicos, turísticos, entre otros, en marzo y abril.

Los restaurantes tenían un frasco de gel antibacterial en la entrada para el uso de empleados y clientes, incluso los cocineros y meseros usaban cubrebocas en algunos establecimientos; de igual forma ocurrió en algunas tiendas del centro.

Y también para evitar la concentración de personas en un lugar cerrado, los bancos restringieron el acceso a más de 10 o 20 personas dentro de la sucursal, por lo se formaban filas afuera o, mejor dicho, las fila se convertían en un grupos que no guardaban la distancia de un metro recomendada por las autoridades sanitarias.

NO SE TRATA DE PÁNICO

Y no es que las disposiciones del Gobierno del estado busquen crear pánico entre los coahuilenses, sino que se tratan de medidas quieren evitar el contagio y propagación de un virus que tiene una alta capacidad de transmisión. Por lo que es tarea de los ciudadanos atender las recomendaciones y contribuir al bienestar de la sociedad.

En contingencia así puedes ayudar:

Evitar salir a la calle.

Lavarse las manos con frecuencia.

Usar gel antibacterial.

Evitar concentración de más de 10 personas.

Mantener un metro de distancia entre personas.

Evitar tocarse los ojos, nariz y boca.

Cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar.

Llamar a las autoridades sanitarias si presentas fiebre, tos y dificultad para respirar.

Informarse en sitios oficiales.

No difundir noticias falsas.

Nazul Aramayo

1985. Reportero enfocado en temas de movilidad, medio ambiente, historias de vida, cultura popular, música, literatura. Autor de los libros “Cantinas que merecen ser amadas y personas que no” (Producciones El Salario del Miedo: 2019), “La Monalilia y sus estrellas colombianas” (FETA: 2017) y “Eros díler” (Jus: 2012). Ha sido ganador del Premio Estatal de Periodismo Coahuila 2017 y 2018, en los géneros de Crónica y Mejor Trabajo de Periodismo Cultural respectivamente. Ganador del XXIX Concurso Literario Nacional “Magdalena Mondragón” en el género de cuento. Ha sido becario del PECDA y FONCA.