Foto: AP
Hay menores que llevan poco más de un mes en los albergues de Piedras Negras y Ciudad Acuña, por lo que varios niños, niñas y adolescentes han intentado fugarse para buscar a sus familias o cruzar hacia Estados Unidos

Los nueve días que utilizaba el Instituto Nacional de Migración para repatriar a los niños migrantes, se han extendido a más de 30, lo que ha causado que los albergues resguardados por el DIF Coahuila estén saturados.

El director estatal del DIF, Roberto Cárdenas Zavala, señaló que hay menores que llevan poco más de un mes en los albergues de Piedras Negras y Ciudad Acuña, por lo que varios niños, niñas y adolescentes han intentado fugarse para buscar a sus familias o cruzar hacia Estados Unidos.

Según el funcionario, la Ley de Migración marca un tiempo máximo de nueve días para los menores migrantes no acompañados en territorio mexicano, sin embargo, actualmente la delegación del INM en Coahuila ha dejado a menores de 18 años por más de un mes en las instalaciones locales.

“Los niños mexicanos se tardan un promedio de cuatro días en llegar a su estado de origen, porque nosotros pagamos el viaje con los DIF locales, pero el Instituto de Migración ha retrasado mucho los tiempos de los extranjeros, se estaban tardando dos semanas y ahora tenemos niños desde hace más de un mes”.

Ante la desesperación de los niños y niñas migrantes, el funcionario reveló que han tenido al menos cinco intentos de fuga, la última ocurrió en la frontera de Piedras Negras en donde un grupo de niños huyó del albergue.

“Tenemos intentos de evasión, la semana pasada tuvimos una en Piedras Negras, le notificamos a Fuerza Coahuila, porque son niños extranjeros y a las dos horas fueron localizados y devueltos al albergue, pero creemos que pasa esto porque se quedan mucho tiempo y se desesperan, sobre todo los adolescentes”.

Tras los intentos de evasión, los menores han sido atendidos por expertos, sin embargo, Cárdenas Zavala manifestó su preocupación, pues a pesar de que han ingresado en tiempo y forma las solicitudes de los niños y niñas para su repatriación, los trámites se quedan trabados en el INM.

“El instituto es el responsable de estos extranjeros, ellos deben explicar por qué se están tardando, pero esto ya implica para nosotros un riesgo porque son niños que se desesperan por que están lejos de sus familias”, explicó el funcionario. Los tiempos de repatriación se han extendido.