Foto: Especial
Querella penal presentada en contra de la paramunicpal continúa abierta

 La paramunicipal Aguas de Saltillo tiene abierta una denuncia penal del ejercicio 2013, por el presunto desvío de más de 9.2 millones de pesos en gastos como bonos de productividad, pago de antigüedad, falta de comprobación de gastos en combustible, mal manejo de ingresos diarios, y hasta pago de bolos a lideresas.

El 26 de mayo de 2016, la Auditoría Superior del Estado (ASE) presentó una denuncia penal en contra de quien o quienes resulten responsables por irregularidades detectadas en la Cuenta Pública 2013 y los primeros tres avances trimestrales de gestión financiera.

En la denuncia penal se asienta que la administración de la empresa paramunicipal Aguas de Saltillo S.A. de C.V., era administrada por Alejandro Osuna Ruiz Poveda, quien tenía la facultad de vigilar y documentar el origen y destino de los recursos públicos de esta compañía.

La ASE realizó una revisión de febrero de 2014 a agosto del mismo año, así como diferentes solicitudes de información, tanto de la Cuenta Pública 2013, como los avances financieros de los primeros tres trimestres, hasta que en octubre de 2014 presentó un pliego de observaciones que fueron solventadas de manera parcial.

Tan sólo en el manejo de los ingresos diarios de mayo y junio de 2013, la paramunicipal no comprobó que efectivamente el dinero fuera depositado en las cuentas de Agsal y hubo diferencias en las cantidades dadas a conocer, por 2 millones 240 mil 389 pesos.

También la Auditoría, en su revisión, solicitó el archivo electrónico del gasto en combustible de enero a septiembre de 2013 y aunque presentaron comprobación de manera posterior al requerimiento, la ASE encontró que no eran suficientes para justificar las erogaciones por 4 millones 766 mil 330 pesos.

 

Foto: Especial

Se observó lo relacionado al rubro de Bono de Productividad por un millón 633 mil 828 pesos, porque la administración de Aguas de Saltillo no presentó comprobantes del pago ni justificación legal para la entrega de ese dinero al personal.

En el apartado de la Cuenta Pública 2013 relacionado con Otros Gastos Extraordinarios y Servicios Varios fue donde más dudas hubo por parte de la ASE respecto a un manejo honesto del gasto.

Aunque el monto observado fue de 587 mil 686 pesos, la Auditoría Superior del Estado encontró que se hizo un pago a Benito Martínez Cavazos, por 21 mil 998 pesos por el concepto de bolos del Día del Niño para lideresas.

Además se detectó el pago en la tienda Walmart por 10 mil 964 pesos de un set de equipaje, del cual no se justificó su uso, así como el daño a una casa por 9 mil 415, en el cual no se reportó ni el domicilio, ni quién hizo los trabajos.

También la ASE encontró que se compraron vinos por 12 mil 68 pesos sin ninguna justificación, se hizo un pago de 55 mil pesos a la Universidad Autónoma de Coahuila por una encuesta que no se conoció.

La Auditoría detectó que 326 mil 936 pesos fueron pagados bajo el concepto de antigüedad, pero no hay relación de la persona beneficiada, y en el rubro de seguros para el transporte no se presentó una póliza por 26 mil 492 pesos a favor de Banregio.