Foto: Especial
Los rumores de 300 "aviadores", gastos exagerados en comidas, viajes y el estratosférico presupuesto de Comunicación Social de la Cámara, podrían salir a la luz y confirmar malversación de fondos

El senador Ricardo Monreal, luego de pedir a la Auditoría Superior de la Federación una profunda revisión de las finanzas que entregó el PRI en la Cámara Alta, ha dejado preocupado al ex líder de los senadores del PRI, Emilio Gamboa.

Y no es para menos, los rumores de 300 "aviadores", gastos exagerados en comidas, viajes alrededor del mundo, por no mencionar el estratosférico presupuesto de Comunicación Social de la Cámara.

Gamboa estaba en Europa vacacionando tranquilamente, y según sus declaraciones todo había "salido bien", pero luego que sus allegados le avisaron que el plan de la auditoría estaba en marcha y el rumor creciente de malversación de fondos 

Grupo Reforma reveló que Emilio Gamboa habría cenado en Madrid el pasado fin de semana con Rodrigo Medina, ex gobernador de Nuevo León, y trascendió que el ex coordinador del Senado le habría pedido a Medina algún tipo de intermediación con Enrique Peña Nieto, compañero del golf del ex gobernador -Gamboa también juega, pero al Presidente no le gusta su estilo y solo lo acepta en el campo cuando su presencia es estrictamente necesaria-.

La necesidad de recurrir a Medina habla además de lo mal que terminó Gamboa con el círculo primario presidencial, malestar que ya se había originado desde la campaña de José Antonio Meade. Algunos rasgos de esto se percibieron en la última comida que Gamboa hizo con quienes fueran senadores de su bloque.

A esto se agrega que Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador tricolor en el Senado, ya dijo que él no se opondrá a ninguna investigación y que hay que llegar "hasta las últimas consecuencias".

(Con información de El Norte y La PolíticaOnLine)