Hay algo que, por encima de todo, deseas cuando sales por la puerta con rumbo a unos merecidos días de descanso, y eso es encontrar la casa exactamente igual que como la dejaste al salir

Si bien lograr una casa segura puede significar una buena inversión de dinero, la misma no será nada en comparación si los ladrones hacen de ella su botín. Hay simples medidas de seguridad que puedes tomar, como llamar a la policía ante cualquier duda o dejar alguna luz encendida cuando sales. 

Checa estos consejos de cosas que has de comprobar para evitar que pase cualquier cosa: fugas de gas, accidentes inesperados, inundaciones o robos. 

Orden y limpieza antes de vacacionar

En primer lugar, guarda lo que haya que guardar. Lava la ropa del cesto de ropa sucia, sécala, plánchala y colócala dentro del ropero o armario. Guarda los elementos de uso cotidiano (como la tostadora de pan, el exprimidor de cítricos o lo que fuera), o bien cúbrelos con sus fundas.  Luego, ya bien guardado todo, haz una buena limpieza. Deja la casa totalmente reluciente, ya que esto te permitirá minimizar el trabajo de aseo al regresar de tus relajantes vacaciones. Al realizar las tareas de limpieza, revisa el horno de la estufa y el microondas. No debe quedar comida allí. Fíjate también en la lavavajillas, que no quede nada allí dentro.

Guarda las frutas en el refrigerador (dependieno la cantidad de días que te ausentes), y elimina lo que sea perecedero, ya que podría deteriorarse y producir malos olores o lo que es peor: atraer alimañas, ya sean roedores o insectos de todo tipo. Cerciórate de que en la alacena no queden alimentos que puedan atraer a estos visitantes indeseados.

También limpia el fregadero y el ducto de desagüe, elimina cualquier resto de comida. Y no olvides vaciar el cesto de residuos, retirando la bolsa contenedora y enjuagando muy bien para evitar el mal olor.

Vacía los cestos de residuos de todas las habitaciones, incluyendo el del cuarto de baño, las habitaciones y dormitorios, y las salas de estudio u oficinas. Luego de vaciarlos, enjuágalos y déjalos fuera de casa o en un sitio ventilado.

Al finalizar las tareas de limpieza, haz una ventilación adecuada. Apaga estufa y calefactores. Cierra las llaves de gas y de agua, y un segundo antes de salir corta la luz general, siempre y cuando esto no afecte el sistema de seguridad de la casa. Si debes dejarla conectada, desconecta todos los aparatos eléctricos para evitar un deterioro por causa de una tormenta o desperfecto.

Puertas y ventanas

La puerta blindada es lo mejor, siempre. Si la puerta es del tipo común, proporciónale dos puntos de cierre, no debe existir espacio entre la misma y el suelo (los ladrones pueden hacer palanca en ese punto con una barra). La zona de las bisagras debe ser reforzada.

Trata de que tu puerta tenga una mirilla panorámica para no tener que abrirla siempre que alguien la toque.

Asegura todas las ventanas y persianas desde el interior con cerrojos o trabas, y también rejas, sobre todo si es una casa o un departamento en los primeros pisos de los edificios. Entre las barras de la reja no debe existir una distancia mayor a los 10 o 12 cm.

Refuerza las puertas corredizas de vidrio con un candado, de manera que la puerta quede trabada si intentan abrirla.

No es prudente comunicar a toda la gente que te vas de vacaciones; sólo a personas muy allegadas y que puedan colaborar con el cuidado de la casa.

Ahorro energético

Desconecta aparatos eléctricos (TV, computador, DVD, cargadores, etc.) Así ahorrarás energía y evitarás cualquier accidente durante tu ausencia.

Objetos de valor

No dejes objetos de valor a la vista. Busca un escondite y si es necesario, llévalos a la casa de un familiar o persona de confianza para que los tenga mientras vas de viaje. Si manejas una chequera, no la guardes en el mismo lugar que los documentos en donde se muestra tu firma. Y obviamente, nunca los firmes si no los vas a usar de inmediato.

Gas y agua

Para evitar fugas, recuerda cerrar la llave del gas. Cierra las llaves de paso del agua, y verifica que las llaves no queden goteando. Además de proteger tu casa de inundaciones ahorrarás agua.

Alarma

Si tienes un sistema de alarma, asegúrate de revisar su funcionamiento y de actualizar los números telefónicos.

Ropa tendida

Deja algo de ropa tendida de manera que parezca que hay gente en casa.

Persianas

No cierres del todo las persianas en pisos superiores de manera que parezca que la casa no está vacía. Si dejas parcialmente subidas las persianas de zonas poco accesibles, será más difícil saber si la casa está o no ocupada y así mismo ver las pertenencias en su interior.

Cerraduras

Revisa constantemente las cerraduras, ya que con el uso excesivo se desgastan. Para una mayor seguridad las puertas exteriores deben llevar una cerradura con traba que impida o dificulte su apertura.

No escondas las llaves

Si deseas dejar una llave de acceso, entrégasela a un vecino de tu confianza o al vigilante del fraccionamiento. No escondas las llaves de tu casa bajo las macetas, tapetes de entrada o en el buzón, es donde primero buscan los ladrones.

Coordínate con tus vecinos

Avisa sobre tu viaje a tus vecinos de confianza. Déjales tu número telefónico para que te llamen ante cualquier emergencia. 
Pide a un familiar que visite tu casa: puede ser para regar las plantas o simplemente para echar un vistazo en algún momento. Déjale una copia de tus llaves, así como del buzón para que recoja tu correo, los recibos de servicios, la publicidad y el periódico y esto no delate tu ausencia.

Teléfono 

En la actualidad, es una muy buena idea que el teléfono cuente con desvío de llamadas. Así, si nadie atiende en tu casa cuando el ladrón llama, el teléfono desviará la señal hacia alguien que pueda contestar del otro lado, desalentando la idea de ‘visitar’.

Anota todo

Aunque sea un trabajo poco agradable, lo ideal es tener una libreta donde anotes todos los aparatos electrónicos que tengas (refrigerador, pantallas, computadora, cámara, teléfonos, relojes, joyas, lavadora, etc.) con su marca y número de serie, para facilitar su identificación en el caso de robo.
    
¿Dónde guardar el dinero?

Cuanto más secreto e inverosímil sea el escondite mejor, y sobre todo, que no sea de fácil acceso. Lo más importante es que repartas el dinero en libros, entre cojines, en la mesita del lavabo... Esconde tu dinero en al menos siete u ocho sitios distintos.
Adquiere una caja fuerte que puedas empotrar en la pared, y guarda ahí una parte del dinero que tengas, pero no todo.