Ricardo Anaya, excandidato a la Presidencia de la República / Foto: Cuartoscuro
La Sala Superior consideró inoperantes los agravios de Anaya y subrayó que “generó intencionalmente la idea de que el empresario Riobóo era corrupto”

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó que Ricardo Anaya, excandidato presidencial de la coalición Por México al Frente, calumnió a José María Riobóo durante el tercer debate presidencial, así como en otro acto proselitista.

En su sesión de este miércoles, el pleno de la Sala Superior determinó que el exabanderado presidencial deberá pagar una multa de 16,000 pesos para subsanar las afectaciones provocadas al empresario.

Por unanimidad, la Sala Superior consideró inoperantes los agravios de Anaya y subrayó que “generó intencionalmente la idea de que el empresario Riobóo era corrupto” al hacer “inferencias sobre licitaciones sin concursos que se traducen en imputaciones por hechos de corrupción”.

Los magistrados, salvo Felipe de la Mata, coincidieron en que partidos y candidatos están obligados a ser cautelosos al referirse a particulares y evitar expresiones que atenten contra la honorabilidad o reputación de una persona.

Al respecto, la magistrada presidenta Janine M. Otálora señaló que las expresiones utilizadas en el debate intentaron generar una imagen imprecisa de un particular, ya que le imputaba la participación en el delito de corrupción y hubo una afectación a la honra de este ciudadano.

Durante el tercer debate entre los aspirantes a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya se refirió a José María Riobóo como el contratista preferido del hoy presidente electo, debido a que obtuvo varios contratos de obra pública por adjudicación directa, cuando Andrés Manuel López Obrador fue jefe de gobierno capitalino.