Foto: Internet
Tras veinte años, la emblemática banda británica devolvió el crédito de autoría a The Verve, por lo que dejaran de cobrar regalías por el clásico de los noventas

“Bitter Sweet Symphony” es uno de los clásicos de la era del britpop y de los noventa que todos conocemos, pero quizá lo que muchos no sabíamos es que dicho tema no le pertenecía a The Verve, sino a Rolling Stones.

Editada originalmente en 1997, el tema fue controvertid, pues The Verve, con su líder Richard Ashcroft al frente, fueron demandados por los Rolling Stones por el uso sampleado del arreglo orquestal de su canción “The last time”.

 

Y así, tras una demanda del ex manager de los Stones Allen Klein, Richard Ashcroft se vio obligado como autor a dar el cien por cien de los royalties de “Bitter Sweet Symphony” a Mick Jagger y Keith Richards.

Aunque ni Jagger ni Richards tienen en realidad nada que ver con la sección de cuerda que Ashcroft sampleó -ni con la melodía ni la letra de la canción-, han estado recibiendo regalías de esta canción durante los últimos 20 años.

 

Sin embargo está situación se terminó, pues el emblemático grupo decidió de manera voluntaria, devolver los créditos de autoría de “Bitter Sweet Symphony” a su legítimo propietario.

El propio Ashcroft confirmó todo esto en la noche de este jueves al recibir el premio a toda su carrera musical en los Ivor Novello Awards, que reconocen a los compositores británicos e irlandeses.

Con información de Sin Embargo