Foto: Vanguardia/Cuartoscuro
Ma­dre de Je­sús Pie­dra Iba­rra, ac­ti­vis­ta des­apa­re­ci­do en 1974, Ro­sa­rio Iba­rra es em­ble­ma de los mo­vi­mien­tos en de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos

La sal­ti­llen­se do­ña Ro­sa­rio Iba­rra de Pie­dra, ac­ti­vis­ta en la bús­que­da de des­apa­re­ci­dos po­lí­ti­cos, fue de­sig­na­da por el Se­na­do pa­ra re­ci­bir la Me­da­lla Be­li­sa­rio Do­mín­guez 2019.

El pleno de la Cá­ma­ra Al­ta apro­bó por una­ni­mi­dad de 95 vo­tos otor­gar el ga­lar­dón prin­ci­pal que con­fie­re el Es­ta­do a una me­xi­ca­na o me­xi­cano. Ma­dre de Je­sús Pie­dra Iba­rra, ac­ti­vis­ta des­apa­re­ci­do en 1974, Ro­sa­rio Iba­rra es em­ble­ma de los mo­vi­mien­tos en de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

La pre­si­den­ta del Se­na­do, Mó­ni­ca Fer­nán­dez Bal­boa (Mo­re­na), in­for­mó que la Me­da­lla Be­li­sa­rio Do­mín­guez 2019 se otor­ga es­te año a Ro­sa­rio Iba­rra de Pie­dra “por su in­can­sa­ble lu­cha a fa­vor de pre­sos, des­apa­re­ci­dos y exi­lia­dos po­lí­ti­cos”.

Es un re­co­no­ci­mien­to a cua­tro dé­ca­das de es­fuer­zos pa­ra lo­grar que se re­co­noz­can a ple­ni­tud los de­re­chos hu­ma­nos, agre­gó Fer­nán­dez Bal­boa, una vez que se emi­tie­ron los 95 vo­tos apro­ba­to­rios del dic­ta­men que pre­sen­tó la se­na­do­ra Sa­sil de León Vi­llard (PES).

La dis­tin­ción se­rá im­pues­ta en se­sión so­lem­ne el miér­co­les 23 de oc­tu­bre en la se­de se­na­to­rial.

Foto: Vanguardia/Cuartoscuro

COAHUI­LEN­SE 

Na­ci­da en Sal­ti­llo, Coahui­la, en 1927, Iba­rra de Pie­dra ini­ció su la­bor co­mo ac­ti­vis­ta y po­lí­ti­ca cuan­do el 18 de abril de 1975, uno de sus hi­jos, Je­sús Pie­dra Iba­rra, fue se­cues­tra­do por sus ideas po­lí­ti­cas. En 1977 fun­dó el Co­mi­té Pro De­fen­sa de Pre­sos, Per­se­gui­dos, Des­apa­re­ci­dos y Exi­lia­dos Po­lí­ti­cos, tam­bién co­no­ci­do co­mo Co­mi­té ¡Eu­re­ka!, una or­ga­ni­za­ción de ma­dres y fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos du­ran­te el te­rro­ris­mo de Es­ta­do de los se­xe­nios de Gus­ta­vo Díaz Or­daz y Luis Eche­ve­rría. 

La pri­me­ra vez que con­si­guió la can­di­da­tu­ra pa­ra com­pe­tir por la pre­si­den­cia de Mé­xi­co fue en 1982, por el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res. En 1988 vol­vió a ser can­di­da­ta pre­si­den­cial, co­mi­cios que de­nun­ció co­mo frau­de.