Foto: Especial
"Ahora que han prohibido PornHub la gente tendrá más tiempo de votar", comentaba un internauta en referencia a las elecciones del domingo

Los rusos con frecuencia miran con desconfianza los mensajes que llegan de Estados Unidos, viejo adversario desde la Guerra Fría.

Pero en cuanto a vídeos pornográficos, la entrega al 'enemigo' es total; aunque el término mas buscado en las páginas norteamericanas sea precisamente: "Russians".

Por eso ha caído en Rusia como un mazazo la noticia de que esta semana el portal de pornografía Pornhub -el más importante del mundo- y la web YouPorn han sido bloqueados en todo el país por el Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación (Roscomnadzor, por sus siglas en ruso) a causa de haber divulgado cierto contenido pornográfico.

Ha cundido el desánimo, pero también las bromas.

"Ahora que han prohibido PornHub la gente tendrá más tiempo de votar", comentaba este viernes un internauta en referencia a las elecciones parlamentarias que se celebran este domingo en todo el país.

Una joven rusa se dirigió por Twitter a la autoridad diciendo "por lo menos proponed una alternativa". "Busque algo en la vida real" fue la respuesta oficial.

Pornhub ha reaccionado ofreciendo públicamente al Gobierno ruso en Twitter una cuenta 'premium' a cambio del desbloqueo. "Con la demografía no se juega", fue la respuesta.

En Rusia existe una importante corriente de pensamiento conservador que aboga por focalizar la sexualidad en la procreación dentro del matrimonio.

La polémica ha acabado llamando a las puertas de la Casa Blanca. Pornhub se ha dirigido al presidente de EEUU, Barack Obama, a través de Twitter. Y le ha pedido que perdone al filtrador Edward Snowden y le saque de Rusia, pues sin su porno allí lo va a pasar muy mal.PornHub ya había recibido varios avisos de Moscú.

La decisión de 'desenchufar' a los rusos del mayor proveedor de vídeos porno del planeta la ha solicitado un juez de la ciudad Voronez por hallar en PornHub "información cuya difusión en Rusia está prohibida".

Aunque la sentencia no es muy clara, hace referencia a cualquier contenido que justifique aunque sea lejanamente una "agresión a menores". Una actriz disfrazada de colegiala o un vídeo bajo el ficticio epígrafe de incesto puede ser suficiente. 

Rusia y este portal han tenido encontronazos importantes porque PornHub no es un portal porno más para el Gobierno ruso: periódicamente publica incómodas estadísticas de lo que busca cada país. 

Rusia, inmersa desde 2012 en una cruzada contra la llamada 'propaganda gay' y sus efectos sobre los niños, destaca por sus búsquedas "sexo anal" y "teens" [adolescentes]. 

En los sectores más recalcitrantes del conservadurismo ruso es habitual referirse despreciativamente al continente europeo como "Gayuropa" por el buen trato que se da a los gays y su aparente proliferación. 

En realidad, Rusia lidera las estadísticas de búsqueda de términos como "anal" o "ass" [culo] por delante de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido o China. 

No es un país mojigato

Pese estas actitudes conservadoras, ni Rusia ni sus autoridades son mojigatas, como periódicamente lo muestran noticias sorprendentes. 

La última relata una nueva forma de luchar contra los excesos de velocidad: contratar a mujeres semidesnudas para que se paseen con señales de velocidad a fin de que se respeten los límites establecidos. 

La idea se le ha ocurrido a una entidad pública denominada 'Autodvijenie' para concienciar a los conductores. 

Según el periódico 'Delovoi Peterburg', la experiencia se ha llevado a cabo en la región de Nizhny Novgorod, en oeste del país. 

Otros medios comentan la misma experiencia en la isla de Severny, en el archipiélago de Nueva Zembla, en el ártico de Rusia.Las chicas contratadas caminan en topless y sin pantalones. 

Tan sólo con unas medias hasta las rodillas más propias de un cabaret, ropa interior negra y unos tacones por el borde de la calzada de las carreterasLa iniciativa, de acuerdo con la prensa local, ha logrado reducir algo los accidentes y ralentizar el tráfico. 

Ya en 2013, se puso en marcha un proyecto parecido, pero las altas cifras de accidentes (30.000 muertes anuales en las carreteras rusas) han recuperado la medida. 

Los conductores están contentos y los ancianos también: según explican, ahora pueden cruzar sin miedo porque por fin hay una razón eficaz para conducir más despacio.


Contenido tomado de ELMUNDO.ES