Rusia superó hoy los 2.8 millones de personas enfermas de COVID-19 después sumar 28,209 nuevos casos en la última jornada, y registra 50,000 muertos a causa de la enfermedad.

Rusia superó hoy los 2.8 millones de contagios de covid-19 tras sumar 28,209 nuevos casos en la última jornada, y los 50,000 muertos por la enfermedad, informó el centro operativo de lucha contra el coronavirus.

En total, desde el inicio de la pandemia en las 85 regiones del país se han notificado 2,819,429 casos.

Por contra, en el mismo periodo se han recuperado 2,254,742 personas de la enfermedad.

En las últimas 24 horas faññecieron 585 personas, lo que eleva el total de muertes por covid-19 a 50,347, según los datos oficiales.

En Moscú, principal foco de la pandemia, se registraron 6,459 casos del viernes al sábado, lo que eleva el total de contagios notificados hasta ahora a 728,637.

Fallecieron 74 residentes de la capital, donde se han notificado desde marzo pasado 10,317 decesos por la enfermedad.

En la segunda ciudad de Rusia, San Petersburgo, donde los hospitales están trabajando bajo una presión enorme, los casos han aumentado en 3,754 en las últimas 24 horas y los decesos en 75.

El presidente ruso, Vladímir Putin, dijo este jueves en su rueda de prensa anual que no habrá un confinamiento en el país si los rusos cumplen las recomendaciones sanitarias.

Rusia apuesta frente al endurecimiento de las restricciones por la campaña de vacunación, que ha empezado ya en todo el país.

Moscú lleva más avanzada las inoculaciones al haber empezado una semana antes.

En torno a 15,000 moscovitas ya se han vacunado con el compuesto ruso Sputnik V.

Hasta el momento se pueden vacunar en la capital el personal sanitario, profesores y trabajadores sociales, así como empleados de oficinas municipales de atención al público y de los sectores de la cultura, el comercio y los servicios.

A partir del lunes podrán vacunarse los trabajadores de la industria, el transporte y los medios de comunicación.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, advirtó de que la ciudad podrá solo volver a una vida sin restricciones -teletrabajo, confinamiento de los mayores, horarios limitadas para restaurantes, cafeterías y bares, y menores aforos en cines, teatros y salas de concierto- después de la vacunación masiva de la población.