Expertos dicen que es poco probable sufrir el ataque de un oso, pero señalan que es importante saber qué hacer y cómo reaccionar al tener de frente a un animal salvaje como este

En medio de la pandemia, con las condiciones ambientales desfavorables y la urbanización siendo invasiva en espacios naturales, cada vez es más frecuente el avistamiento de animales salvajes en zonas habitadas por humanos. 

La intención de estos animales no es precisamente tener cercanía con las personas, se trata de un instinto de supervivencia, de acuerdo con expertos.

El calor extremo los obliga a buscar alimento y agua en sitios donde generalmente no lo harían, pero recurren a esta movilidad ya que les resulta difícil de conseguir en su hábitat y entorno cercano. 

Los osos negros son los más conocidos y numerosos de Norteamérica, se encuentran en bosques y montañas y se caracterizan por su grandiosa habilidad como trepadores de árboles. A pesar de su nombre, también pueden ser de color gris, canela, marrón o negro azulado. 

Su dieta consiste en hierba, raíces, bayas, insectos, peces y mamíferos. Pero también tienen un gran gusto por la comida y la basura de los humanos que suelen encontrar en campamentos, cabañas y casas rurales. 

Un oso negro puede alcanzar velocidad de 40 km/h en espacios cortos y un macho llega a medir 2.87 metros de logitud. En tanto que su peso corporal puede ser de hasta 280 kilogramos.

Y aunque observar a un oso puede ser sorprendente, tenerlo tan cerca puede resultar en una experiencia poco grata si no se toman las medidas adecuadas para sobrellevar la situación. 

Este sábado 18 de julio, un video se volvió tendencia en Twitter donde se muestra a un oso encontrarse con un grupo de mujeres que paseaban en el parque Chipinque, ubicado en San Pedro Garz, García, Nuevo León.

El animal se acercó demasiado a una de las jóvenes, quien sin moverse logró permanecer a salvo e incluso tomar una selfie.

De acuerdo a información de Global News, el pasado 13 de julio una mujer llamada Erin McKenzie, de 27 años, sufrió el ataque de un oso mientras hacía ejercicio en el Parque Nacional Riding Mountain en Canadá. 

Todo ocurrió en cuestión de segundos, ella se encontraba en compañía de sus perros cuando de pronto se topó de frente con un oso negro. El susto fue mutuo y el animal le tiró un zarpazo en el rostro y le dio un golpe en la espalda, luego huyó del lugar. El acto no pasó de un verdadero susto y una cicatriz permanente.

A pesar de lo impactante que puede ser, momentos tan desafortunados no suelen darse tan seguido. Desde 1916, cuando el Parque Nacional Yellowstone comenzó a llevar un registro de ataques de osos, solo han muerto ocho personas. En comparación, más de tres millones de turistas visitan el lugar anualmente.

Según explicaron expertos de National Geographic, el temor de un ataque de oso es mayor que el riesgo real de resultar heridos o morir. 

Aunque los ataques de osos suelen provocar temor en el público, las posibilidades de resultar heridos por estos animales son de aproximadamente 1 en 2.1 millones, señaló el Servicio de Parques de Estados Unidos. 

Sin embargo, es de vital importancia saber qué hacer y cómo actuar ante un encuentro con un animal salvaje, pues nunca se tiene garantizado el control de una situación como esta. 

¿Sabes qué hacer si te topas con un oso? Estas son algunas recomendaciones emitidas por expertos. 

-Lo primero y más importante es mantener la calma, no correr y no gritar. 

-Los osos rugen en caso de agresión y si gritas, pueden interpretarlo como una amenaza e intentarán defenderse. 

-No corras, la velocidad que alcanza un oso le facilitará llegar hasta ti.

-Asegúrate de que no llevas comida contigo, si es así, deshazte de ella lo más rápido posible y aléjate lentamente. 

-Evita estar en una situación en la que te interpongas entre una madre oso y su cría.

-No intentes darle alimento para tratar de apaciguarlo, es probable que no sea suficiente y siga en búsqueda de más y siga tras de ti.

-Retrocede despacio y sin darle la espalda, pues de lo contrario enviarías un mensaje de huída.  

-Tirarle un poco de ropa o mochila, puede hacer que un oso detenga su marcha, pero esto no es seguro.

-Subirse a un árbol nunca será buena idea, pues los osos son excelentes trepadores.

-En caso extremo de que el encuentro sea inminente, cúbrete la cabeza y hazte el muerto. Esto podría salvar tu vida, pero cuando menos recibirás un zarpazo.  

-Si acudes a zonas donde sabes que puedes tener un encuentro con osos, lo recomendable es llevar contigo un spray anti osos, que están hechos de cayena o pimienta. Pueden tener un alcance de hasta 5 metros de distancia. Asegúrate de que la dirección del viento vaya hacia el oso. 

Ante un encuentro como este lo ideal es que nadie salga lesionado, por lo que agredir al oso es la última opción a la que debe recurrirse, además de que en un enfrentamiento directo el humano lleva muchas desventajas.

Adriana Armendáriz

Reportera de tendencias con experiencia en el ámbito deportivo. Ha tenido coberturas en Liga MX, Liga Mexicana de Beisbol y el Abierto de Tenis en Monterrey. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Valle de México.