Foto: Mayra Franco
Recuerdan al impulsor de la Revolución Mexicana en el 106 aniversario de su muerte

Este año se cumplen 106 años del asesinato de Francisco I. Madero, el impulsor de la Revolución Mexicana, nacido en Parras, Coahuila. Andrés Mendoza Salas, subsecretario de Museos e Historia de la Secretaría de Cultura, habló de sus aportes.

El historiador comentó que el movimiento iniciado por Madero es la primera revolución del siglo 20, incluso antes de la rusa, pero tiene la peculiaridad de que en el Plan de San Luis estableció el día y la hora que iba a iniciar. Aclaró que es falso que Flores Magón iniciara el movimiento en Las Vacas, Acuña, ya que su levantamiento fue financiado por Madero.

“Lo han tildado de débil, pero no es cierto. Era de una firmeza y de una entereza extraordinaria. Él sabía que el proceso que estaba llevando lo iba a llevar a la muerte y aún así mantuvo sus ideales, mantuvo la vigencia de la democracia y murió traicionado”, declaró Mendoza Sala.

Foto: Mayra Franco

“El experto aclaró que el fatídico final del presidente solo pudo haber sido evitado por Felipe Ángeles, quien estuvo cautivo con él en Palacio Nacional “pero no pudo porque el día 9 de febrero, justamente cuando inicia la Decena Trágica, hieren al general Lauro Villar y él tiene que tomar la decisión de nombrar a quien encabezaría al Ejército y tiene que decidirse por Victoriano Huerta, aunque él estaba pensando en Felipe Ángeles”, recuerda.

Finalmente el asesinato de Francisco I. Madero trae como consecuencia el llamado a la Legalidad por parte de Venustiano Carranza desde Coahuila. El historiador puntualiza que cuando esto ocurre, ya Carranza estaba protestando y por eso el Plan de Guadalupe que lleva a la formación del Ejército Constitucionalista y a la Constitución de 1917.

 

PASO HISTÓRICO

Francisco Ignacio Madero González nació en Parras de la Fuente el 30 de octubre de 1873.

Su proclamación en contra del gobierno de Porfirio Díaz fue el detonante para levantarse en armas y proclamar la Revolución Mexicana en 1910.
Durante esta lucha, Madero fue elegido Presidente de México, cargo que ejerció desde el 6 de noviembre de 1911; fue traicionado y asesinado el 22 de febrero de 1913 junto con el vicepresidente José María Pino Suárez, como resultado del golpe de Estado (la llamada Decena Trágica) dirigido por Victoriano Huerta.