La actriz Penélope Cruz como Virginia Vallejo y el actor Javier Bardem como Pablo Escobar, durante una escena de la película "Loving Pablo" que llega a las salas estadounidenses este fin de semana. Foto: EFE/Universal
Para Cruz y Bardem este fue su segundo trabajo en común este año y de todas las colaboraciones que han hecho, "Loving Pablo" ha sido posiblemente la más dura de todas.

Siete meses después de su estreno en España, "Loving Pablo", que narra el ascenso y caída de Pablo Escobar, llega a EU. con una historia "totalmente nueva" sobre el narcotraficante colombiano y con escenas tan duras que dejaron en "shock" a Penélope Cruz, dijo la actriz a Efe.

"Es una visión totalmente nueva", apuntó la española sobre las comparaciones que puede suscitar la cinta con series, como "El patrón del mal" o "Narcos", que desarrollaron previamente la figura de Escobar en la televisión.

"Nunca hemos visto la historia de Escobar contada a través de los ojos de alguien que lo conocía tan bien", indicó Cruz, en referencia a la periodista Virginia Vallejo -su personaje en el filme-, quien compartió diez años de su vida con el narcotraficante, interpretado por Javier Bardem en esta película escrita y dirigida por Fernando León de Aranoa.

El largometraje, de estreno el 5 de octubre en cines y bajo demanda, se basa en el libro "Loving Pablo, Hating Escobar", escrito por la propia Vallejo.

La actriz Penélope Cruz como Virginia Vallejo y el actor Javier Bardem como Pablo Escobar, durante una escena de la película "Loving Pablo" que llega a las salas estadounidenses este fin de semana. Foto: EFE/Universal

"Es interesante ver esa historia de amor entre la periodista y este hombre que, en principio, no tenían nada que ver. Ella entró en esa relación y, cuando quiso salir, ya era demasiado tarde por las amenazas de muerte. Su vida estuvo llena de riesgo y estará marcada para siempre por esa relación", manifestó.

Además, Cruz recordó que Escobar casi siempre ha sido un personaje secundario en el tratamiento que le ha dado el cine hasta ahora, como ocurría en obras como "American Made", "Paradise Lost" o “Blow".

Para Cruz y Bardem, matrimonio en la vida real, este fue su segundo trabajo en común este año ("Todos lo saben", de Asghar Farhadi, se acaba de estrenar en España); y de todas las colaboraciones que han hecho, "Loving Pablo" ha sido posiblemente la más dura de todas.

"La escena de (la prisión de) 'La Catedral' fue crucial. La temía. Sabía que me iba a afectar y que nos íbamos a meter en sitios muy feos y desagradables a nivel emocional", sostuvo la actriz, en alusión al momento en que Vallejo pide ayuda a Escobar y este la amenaza de muerte.

"Había que ver los dos mundos: qué pasaba en esas cabezas y también la parte espectacular y el horror que creaba. Ese guion solo se podía rodar con una cantidad, y los únicos que decidieron financiarlo pusieron la condición de hacerla en inglés. Muchos hubieran financiado otro guion, pero no este en concreto", apuntó.

Para Cruz, esta situación es sinónimo de que "queda mucho por lo que luchar" en cuanto a que el cine internacional pueda tener su propio lugar, y eso pasa, entre otras cosas, por que haya "más gente acostumbrada a ver cine en versión original”.

Los actores Javier Bardem y Penélope Cruz posan para los fotógrafos durante la convocatoria de la película "Loving Pablo" en el Festival de Cine de Venecia en Venecia, Italia. Foto: AP

En el futuro, Cruz tiene pendientes proyectos con Oliver Assayas y Todd Solondz, y acaba de concluir el rodaje de "Dolor y gloria", la nueva película de Pedro Almodóvar, donde coincide con Antonio Banderas.

"Pedro tiene un sello único. Lo que él crea es pura magia", señaló, admitiendo que "el cine es una escuela" y que trata de aprender todo lo posible de sus maestros para cuando se atreva a dirigir una película por primera vez.

"Quiero hacerlo desde que tenía 16 años. Siento que aún sigo estudiando en los rodajes", finalizó.