Foto: Especial
El padre Alfredo López Guillén pidió cuatro raciones de comida que le fueron entregadas por la noche, misma en la que fue asesinado, informó la Procuraduría

Ciudad de México.- El sacerdote José Alfredo López Guillén, quien desapareció el lunes pasado, murió por heridas de bala la misma noche en que fue visto por última vez, informó la Procuraduría de Michoacán.

"De acuerdo con los resultados de la necropsia, la causa de muerte es por heridas producidas por proyectil de arma de fuego, con una rigidez cadavérica de aproximadamente 120 horas", indicó en un comunicado.

La dependencia estatal explicó que el sacerdote pidió cuatro raciones de alimentos, mismos que fueron entregadas personalmente en la parroquia a las 21:30 horas, además de que el padre le avisó ese día a la persona que le preparaba sus alimentos que no fuera al día siguiente.

La secretaria de la parroquia dijo que el sacerdote no estuvo el martes y hasta el miércoles avisó al encargado, quien se comunicó con los hermanos del cura.

Los familiares del sacerdote fueron al lugar que habitaba el padre.

"Aunque la puerta se encontraba abierta, las protecciones de los accesos del inmueble estaban cerradas con cadenas y candados, por lo que llamaron a un cerrajero para poder ingresar, percatándose de que había ropa y algunos objetos en el piso; asimismo, se detectó que no se encontraban dos vehículos del sacerdote, una camioneta Tornado y un automóvil Jetta modelo reciente", se lee en el boletín de la Procuraduría.

El empleado que llevó las cuatro porciones de comida dijo a las autoridades que desde el lunes ya no estaba la camioneta Tornado en el lugar. Varios testimonios de empleados, vecinos y familiares dijeron que no notaron alguna conducta diferente en el cura y que "ninguna persona recibió alguna llamada relacionada con petición de dinero a cambio de la libertad del sacerdote".

Milenio

Milenio Diario, conocido también como Milenio Nacional o Milenio, es un periódico mexicano. Se fundó en la ciudad de Monterrey, capital del estado de Nuevo León, México, con el nombre Diario de Monterrey, y fue responsable de su creación Jesús Dionisio González el 22 de noviembre de 1974.