Un sacerdote ortodoxo resultó herido de gravedad después de ser atacado en un tiroteo en un templo del centro de la ciudad francesa de Lyon. La zona donde fue el ataque se encuentra acordonada por las fuerzas del orden y el cura fue evacuado en camilla con heridas en el abdomen y su vida corre peligro.

Un cura ortodoxo resultó herido de gravedad por bala este sábado en un templo del centro de la ciudad francesa de Lyon, en el este del país, mientras su agresor se dio a la fuga, indicaron medios locales.

En la zona, que se encuentra acordonada por las fuerzas del orden, el religioso fue evacuado en camilla con heridas en el abdomen y su vida corre peligro, indicaron fuentes policiales.

Según los primeros elementos de la investigación, el agresor efectuó dos disparos con un fusil con el cañón recortado sobre las 16.00 horas locales (15.00 GMT) cuando el religioso se disponía a cerrar su iglesia, un templo ortodoxo griego situado en el distrito 7 de la tercera ciudad de Francia, en el barrio conocido como Jean Macé.

La policía francesa desplegó un importante despliegue de agentes en busca del agresor, al tiempo que acordonó la zona y pidió a través de las redes sociales que se evite el barrio afectado.

Según la cadena de televisión "BFMTV", el herido es un sacerdote de origen griego de 52 años.

El ataque se produce dos días después de que tres personas fueran degolladas en una basílica católica de Niza, lo que llevó al Gobierno francés a reforzar la seguridad en templos religiosos en vísperas de la festividad de Todos los Santos.

El primer ministro, Jean Castex, puso fin a una visita que estaba efectuando en Bretaña para acudir a la célula de crisis abierta en París por el ministro del Interior, Gérald Darmanin, con el fin de hacer un seguimiento de la situación.

Castex se encontraba precisamente en Saint-Etienne-de-Rouvray, escenario del asesinato de un cura católico en 2016 a manos de un islamista, para comprobar el refuerzo de seguridad de lugares religiosos.

"Quiero garantizar a todos los ciudadanos que podrán practicar su culto con toda libertad y en total seguridad", dijo el jefe del Gobierno ante los periodistas. 

 

Fiscalía no descarta ninguna hipótesis en el ataque de Lyon

 

La Fiscalía de Lyon indicó que por el momento no descarta ninguna hipótesis sobre el móvil del ataque ocurrido hoy en esta ciudad francesa contra un sacerdote ortodoxo, que se encuentra en un hospital herido de pronóstico reservado.

"En estos momentos, ninguna hipótesis es asumida ni descartada", indicó la Fiscalía en un comunicado.

La policía y las fuerzas de seguridad en una iglesia ortodoxa en la rue du Pere Chevrier, lugar de un tiroteo en Lyon, Francia. Foto: EFE

Fuentes judiciales indicaron que la Fiscalía antiterrorista sigue el caso de cerca, aunque por ahora no se ha encargado de la investigación.

La Fiscalía de Lyon señaló que los hechos tuvieron lugar sobre las 16.00 horas (15.00 GMT), cuando una patrulla de la policía municipal fue alertada por dos fuertes detonaciones y se dirigió al templo ortodoxo situado en el distrito 7 de Lyon.

Al llegar a la puerta trasera avistaron a un hombre que se daba a la fuga y a un religioso en tierra, que tras ser analizado comprobaron que estaba herido en el abdomen y fue trasladado a un centro hospitalario.

Por ahora, la Fiscalía abrió una investigación por "intento de asesinato".

Esta acción se produce dos días después de que tres personas fueran asesinadas en una basílica de la ciudad meridional francesa de Niza por un individuo armado con un cuchillo que profirió lemas islamistas radicales.

Ese hecho llevó al Gobierno francés a incrementar la seguridad en centros religiosos, sobre todo cristianos, en vísperas de la festividad de Todos los Santos.

El primer ministro francés, Jean Castex, que visitaba una iglesia en Bretaña para comprobar el refuerzo de la seguridad, volvió de forma urgente en París para participar en la célula de crisis abierta por el titular del Interior, Gérald Darmanin.