Responsable. La mujer que protagonizó el percance resultó ilesa, ahora le toca pagar daños y multas. / JETZA MÚZQUIZ
El auto tomó rampa y saltó para derribar la malla de alambre con púas de un terreno privado

El exceso de velocidad llevó a una conductora a perder el control de su vehículo al tomar una curva muy pronunciada, por lo que se salió del camino y acabó en medio de un lote baldío tras dañar la malla ciclónica del terreno.

Cerca de las 09:00 horas de ayer, Lorena Quiroz Millán, de 39 años, circulaba sobre el bulevar Luis Donaldo Colosio de poniente a oriente, a bordo de su vehículo Dodge Neon, desplazándose a una velocidad y inmoderada.

Poco después de pasar la intersección con el bulevar Eulalio Gutiérrez, Lorena entró a un área donde las curvas son muy cerradas, perdiendo la vertical del vehículo que salió descontrolado por la inercia, avanzando en línea recta rumbo a un baldío.

Con la cuneta, el auto tomó rampa y saltó para derribar la malla de alambre con púas de un terreno privado, donde aterrizó levantándose sobre las llantas derechas, sin llegar a volcar de manera milagrosa.

Familiares de la afectada y elementos de la Policía de Tránsito Municipal acudieron a tomar conocimiento del choque y apoyar a Lorena, quien sólo terminó con el susto y pudo retirarse del lugar, mientras que su vehículo fue llevado a un corralón hasta que pague por los daños.