Foto: Héctor García
El concierto revivió en el escenario a la banda británica

​El espíritu de la legendaria banda Queen se hizo presente la noche de ayer gracias a la banda argentina Dios Salve a la Reina.

Con más de 20 años sobre el escenario, Pablo Padin (voz), Francisco Calgaro (guitarra), Matías Albornoz (batería) y Ezequiel Tibaldo (bajo), transportaron a los presentes a las décadas de los años 70 y 80, no solo con los éxitos de la banda, sino con sus vestuarios, producción y movimientos.

Al filo de las 22:00 horas y ante un público que gritaba “¡eo, eo!”, el show comenzó y aunque se sentía frío la vibra rockera calentó el lugar. Canciones como “Somebody to Love”, “Another one bites the dust”, se encargaron de calentar los motores de una velada que dejó al público con una sonrisa de oreja a oreja. Previo al concierto los músicos posaron para la lente de VANGUARDIA.

Sobre el escenario saludaron en inglés a Saltillo, pues el cuarteto se metió en su papel británico, mientras que Padin trajo de vuelta la esencia de Fredie Mercury, el vocal de Queen.

También sonaron “Under Pressure” y “I Want it all”, que dieron pie a un solo de guitarra aclamado el público. No podía faltar la coreada “Bohemian Rhapsody”. “Radio Gaga” fue otra de las más entrañables de la noche.