Vidente. Madme Adry González afirma que heredó “el don” de su bisabuela; alerta contra charlatanes. / Foto: Orlando Sifuentes
Diez de cada diez personas que acuden con un espiritista, lo hacen en busca del amor

Es bien sabido que para muchos sectores de la población el arraigo a los espíritus, la santería y los brebajes son el referente auténtico de la cultura mexicana. Es quizá, lo que le da al país el misticismo seductor que inspira a miles de extranjeros.

Cercanas las fechas del Día de San Valentín, cada año la espiritista Madame Adry González recibe en un local del sur de Saltillo a casi 30 personas al día con la esperanza de ver qué les depara el futuro en la cuestión del amor. Pero también, hay quienes de plano acuden a ella para amarrar a la persona que quieren traer “cacheteando las banquetas” por un buen rato. 

He tenido gente que viene de otros lados que gasta 8, 10, 15, y hasta 20 mil pesos para tener a la persona que quiere”
Madame Adry González, santera

Además de vender los aceites y velas típicas de “Ven a mí”, “Amarre guajiro” para la vida sexual, la “Miel de amor”, y “El desespero”, a su negocio ubicado en Charles 2009 en la Bellavista, la espiritista realiza según las peticiones: barridas para encontrar el amor, lectura de tarot, endulzamientos (el más noble de los trabajos), amarres, y hasta “trabajos” con toloache que es peligroso en altas dosis, o con muñecos de vudú, “los más peligrosos”, dice. 

“Todos los trabajos son para el amor, pero no se trabajan igual. Hay dos tipos de amarre, uno es para controlar y otro que es el ‘total’. Si tú lo dejas va a andar detrás de ti como perrito faldero. En el vudú siempre se les dice que están entregando el alma de las personas, y eso sí ya es más pesado”, indicó en entrevista con VANGUARDIA.

Ninguno de sus clientes, cuya afluencia se centra en mujeres heterosexuales, hombres heterosexuales, mujeres lesbianas y hombres homosexuales, respectivamente, llegan sin preguntar antes que cualquier cosa, cómo solucionar su situación amorosa o afectiva.

20 mil pesos llegan a pagar para atraer a la persona que quieren

“La pregunta principal en el tarot es amor, luego de trabajo, y de dinero. Si yo tengo 10 pacientes, esos 10 pacientes me preguntan. En los trabajos diarios, la gente primero por qué la están dejando, y para alejar a las amantes; después para atraer a alguien; tercero, para retirar a las personas que dan demasiado amor; después para componer a las familias que sufren violencia”, dice.  

Entre el incienso, el calor de las velas y un olor permanente a herbolaria, los pacientes le han llegado a pagar a Ary desde los 100 pesos que cuesta una barrida, hasta 8 mil pesos, hasta los 20 mil por atraer al amor de su vida, según sea el trabajo, y el lugar de procedencia.

“He tenido gente de Gobierno, conmigo sí ha venido gente de Gobierno a preguntar por el amor. He tenido gente que viene de otros lados que gasta 8, 10, 15, y hasta 20 mil pesos para tener a la persona que quiere”, expresa. 

Madame Ary, quien “heredó los dones” de su bisabuela, dice que aunque los santeros no lo dicen comúnmente, detrás de cada trabajo y cada vela encendida, se enciende el espíritu de un muerto, que finalmente va a ser quien ayude a ejecutar los deseos más sanos y dulces, o los más oscuros de los clientes. 

En ese sentido, Ary dice que para evitar daños irreversibles, la gente debe abstenerse a seguir videos de Youtube, sino a acudir con especialistas para evitar presencia de demonios o entes que pueden dañar de manera irreversible, tanto a los ejecutores, como a quienes se les dedican los trabajos. 

“No porque sea el santero les debe de dar miedo, ustedes deben exigir saber cómo se realizan los trabajos. Hay santeros buenos y malos que nada más te quitan tu dinero”, puntualiza.

Quienes acuden con Madame Adry lo hacen por (en ese orden):
-Amor.
-Trabajo.
-Dinero.

Armando Ríos

Estudió Periodismo en la Ciudad de México.
Ha publicado en revistas locales, blog's nacionales y medios radiofónicos locales y en la Ciudad de México desde 2012, y cuenta con el Premio Estatal de Periodismo 2017. Cubre principalmente temas relacionados con los derechos humanos en el panorama de la migración, familiares de personas desaparecidas, así como a las Organizaciones No Gubernamentales encargadas de la promoción de los Derechos Humanos y a las propias Comisiones. También cubre fuentes referentes a temas de seguridad y justicia, transparencia y elecciones. Fue seleccionado en 2018 por la OMCT para la preparación de cobertura de la última sesión de México ante el Comité Contra la Tortura que se realiza en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza