Manny Rodríguez fue el héroe al pegar el batazo decisivo / Luis Salcedo
Los saltillenses (35-35) ya juegan para .500 en el standing global, mientras que en la Segunda Vuelta son sublíderes del Norte con marca de 7-3
2-0
Saraperos-Olmecas
Serie: 1-0 SAL
Equipo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 C H E
Saltillo 0 0 0 0 0 0 0 0 2 2 11 0
Tabasco 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 8 1
PG: Meza (5-1), PD: Cunniff (1-4), S: Martin (18)

 

 

Trinfo de Saraperos. Héctor Ambriz se reivindicó con una salida de calidad, el pitcheo relevista continuó en plan grande y dejó los cartones en blanco para los Olmecas en Tabasco, donde Mario Meza (5-1) se quedó con la victoria y Rafa Martin consiguió su rescate número 18 de la campaña; todo gracias a un batazo oportuno y productor de 2 carreras que conectó Manny Rodríguez en la novena baja con la casa repleta de saltillenses y la cuenta llena, suficiente para hacer la diferencia en un choque muy cerrado.

La Nave Verde (35-35 global), timoneada por Roberto Vizcarra, consiguió su séptima victoria en la Segunda Vuelta de la campaña, la cuarta al hilo, para mantenerse en el segundo lugar de la Zona Norte con marca de 7-3. Este miércoles, Saltillo buscará amarrar la serie en Tabasco y seguir en la lucha por la cima de su división.

Ambriz lanzó por espacio de 6.1 innings en los que toleró 6 imparables y cedió una base sin ponches, sin embargo, la defensiva lució con grandes atrapadas y jugadas de doble matanza para apagar los ataques de Olmecas.

Alejandro Soto trabajó 1.1 entradas de apenas un hit sin pasaportes y sin ponches, siendo también respaldado por sus compañeros a la defensiva.

Mario Meza, con apenas un ponche, el primero en la cuenta de los saltillenses, fue quien se llevó la victoria, pues llevó el duelo hasta la novena sin daño; fue cuando Manny Rodríguez aprovechó la casa llena para pegar imparable de par de rayitas llevando a Ricardo Serrano (embasado con hit) y Juan Apodaca (quien se puso en circulación con pasaporte) a la registradora para marcar el 2-0 definitivo.

Rafa Martin sacó 3 chocolates, los últimos del partido para llevarse el rescate, no sin antes llenar de emoción el juego con par de bases por bolas.