Especial
El lienzo, ubicado cercano a las faldas de la Sierra Zapalinamé y que es propiedad de la Asociación de Charros La Purísima, abrió sus puertas nuevamente para recibir a los equipos que, en la novena y última etapa regular, buscarán su boleto a las finales

La actividad deportiva correspondiente al Cuarto Circuito Charro Coahuilense continúa en tiempo y forma, evento en el cual han comenzado a surgir los primeros finalistas que se disputarán el título que aun ostenta el equipo Santo Cristo.

El lienzo, ubicado cercano a las faldas de la Sierra Zapalinamé y que es propiedad de la Asociación de Charros La Purísima, abrió sus puertas nuevamente para recibir a los equipos que, en la novena y última etapa regular, buscarán su boleto a las finales.

El desarrollo del Circuito Coahuilense, que cuenta con un buen nivel deportivo, el cual se encuentra en sus últimos suspiros, no ha generado grandes sorpresas, a excepción del Valle de Saltillo, que por sus diversas ocupaciones en torneos nacionales Triple A, no ha tenido regularidad en el serial local.

Al margen de esa circunstancia, en el comienzo de las hostilidades, Charros de Saltillo aseguró un boleto a las finales, luego de registrar 251 puntos que le permiten llegar a un promedio de 274.33.

Acompañando a los representantes de la familia González García se unirán los charros arteaguenses de la Asociación San Isidro de las Palomas, quienes, con sus 234 puntos, promedian 230.22 unidades.

Con dos etapas pendientes, Valle de Saltillo sumó mil 867 y una media de 207.66 y tras la benevolencia del circuito bien podría estar en las charreadas de la Gran Final. El Rayito “A”, tras su actuación en esta novena etapa, promedian 203.77.

Sin embargo, todo dependerá en gran medida de la actuación que logren los campeones defensores, Santo Cristo, y otras agrupaciones.