Informa. No hay una fecha determinada para la apertura del restaurante, sin embargo, confió en que pueda darse alrededor de dos meses. / Especial
Garza Arocha afirmó que, con la experiencia de su sobrino, el restaurante seguirá siendo el ícono de Saltillo

La propietaria del restaurante La Canasta, Graciela Garza Arocha, informo que inició con la remodelación al interior del establecimiento, asimismo anunció que se asoció con su sobrino, Luis Felipe Hernández, con quien confió realizará una mancuerna muy interesante.

Destacó la experiencia de su sobrino en el sector restaurantero y como ejemplo citó a los restaurantes El Apenitas, así como al Bistró République y Plagê Bistro Garden & Grill; él dijo es un restaurantero que conoce todo esto y una persona a la que le tiene mucha confianza, cariño y la apoyará.

“Pasando lo que sucedió inmediatamente pensé en él y acepto muy gustoso, hasta me sentí muy agradecida porque se siente honrado en que haya pensado en él, es un empresario muy trabajador, muy responsable y sobretodo sé que vamos a hacer muy buena mancuerna”, dijo.

Seguirá al frente del restaurante pero no como antes, sino como supervisión, además de que quiere dejar la brecha abierta para que La Canasta siga siendo el ícono de Saltillo, tal como lo llama mucha gente.

No hay una fecha determinada para la apertura del restaurante, sin embargo, confió en que pueda darse alrededor de dos meses. Asimismo, se tendrán cambios importantes inclusive en el menú y se reinventarán para hacer las cosas mejor de lo que estaban.

Sin embargo, del menú original mantendrán el Arroz Huérfano, las cáscaras de papa, el chicharrón con nopalitos, las enchiladas ATM, el Filete Canasta y el filete tapado, así como el postre Canasta, entre otros.

En el caso de los trabajadores, comentó que el restaurante para los dos turnos necesita 25 trabajadores, por lo que están llamando a personas que colaboraron anteriormente en el establecimiento, pero también está abierta a contratar migrantes para así darles una vida digna y también para que el público en general tengan una buena atención porque ellos realmente requieren trabajar.