La Pronnif de Yezka Garza, informó que la dependencia no podría intervenir de manera legal, ya que la guardia y custodia del menor estaba a cargo del DIF. Foto: Especial
La subprocuradora de la Pronnif, Mayela Reyes, les informó que la dependencia no podría intervenir de manera legal, ya que la guardia y custodia del menor estaba a cargo del DIF
Ninguna dependencia quiere quedarse con la guardia o custodia del hondureño, pese a su petición de refugio Se evidencia una falta de interés, de conocimiento y de asertividad para dar una atención y protección integral al niño”.
Alberto Xicoténcatl Carrasco, de la Casa del Migrante.

La Casa del Migrante de Saltillo denunció nuevamente problemas con funcionarios de la Pronnif y el DIF. Esta es la cuarta vez que ambas dependencias “se echan la bolita” ante la petición de ayuda para migrantes menores no acompañados. 

Uno de los ejemplos que se presentó en los últimos días es el caso de Josuel Ariel Linares, de 15 años, quien después de casi un año de haber llegado a la ciudad, no ha logrado certeza en su situación migratoria, ni el reconocimiento tutorial por parte de las dos dependencias encargadas de la defensa de los niños en el Estado. 

Fue en enero cuando Josuel Ariel Linares, de origen hondureño, llegó a Saltillo acompañado por un hombre que decía ser su pariente cercano, sin embargo, durante las entrevistas reveló que no tenía parentesco con el menor y debía continuar con su paso a los Estados Unidos. 

Ante esta situación, el director de la Casa del Migrante Saltillo, Alberto Xicoténcatl Carrasco, explicó que el caso le fue expuesto a la Procuraduría para los Niños, Niñas y la Familia, para que el menor fuera trasladado a un albergue y recibiera atención integral. 

Después de que la Pronnif pusiera al menor a disposición del DIF y La Casa de los Niños, su caso fue presentado ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, solicitando el refugio. 

Once meses después, el cónsul de Honduras, Juan Carlos Ponce, solicitó nuevamente la intervención de la Casa del Migrante Saltillo, luego de que el Instituto Nacional de Migración le informó que el niño ya había sido notificado con una resolución negativa a su solicitud de refugio, y debía ser deportado a su país. 

Durante la reunión que sostuvo la Casa del Migrante con la titular de la Casa de los Niños y el cónsul de Honduras, Xicoténcatl Carrasco detectó que el menor no estaba asistiendo a clases “por no contar con documentos de legal estancia”. 

“La directora como tutora y con la guardia y custodia del niño, desconocía el derecho del niño a tener un documento de legal estancia por el mismo hecho de ser solicitante de refugio, argumentando que la Pronnif era la representante legal de niño y que toda acción legal debía hacerla la Procuraduría”, explicó.

La subprocuradora de la Pronnif, Mayela Reyes, les informó que la dependencia no podría intervenir de manera legal, ya que la guardia y custodia del menor estaba a cargo del DIF. 

“En ambas reuniones se evidenció una falta de interés, de conocimiento y de asertividad para dar una atención y protección integral al niño, lo que es lamentable que autoridades encargadas en tema de protección de la niñez en el Estado de Coahuila no den respuestas efectivas a las necesidades de niños migrantes no acompañados”, expresó Alberto Xicoténcatl.