Sin embargo, él la amenazó con dar a conocer la información “comprometedora” que fue obligada a proporcionar.
De acuerdo con el blog FrankReport, Nicole contó que pidió a Raniere en más de una ocasión le permitiera dejar el grupo, porque no se sentía cómoda.

Las esclavas sexuales de Nxivm tenían que firmar contratos de “no competencia” para deslindar a la presunta secta de responsabilidades, testificó hoy una exesclava en la corte federal de Brooklyn.

De acuerdo con una actriz identificada para su protección como “Nicole”, y quien fue esclava sexual de DOS (Dominante sobre sumisa), el subgrupo secreto al interior de Nxivm, poco más de un año, se les pedía demostrar la máxima lealtad a sus “maestros” firmando contratos de no competencia.

Nicole” comenzó a testificar el 6 de junio; hoy reveló que ella tuvo que firmar ese documento en 2017, por órdenes de su “maestra”, la actriz Allison Mack, de acuerdo con el diario The New York Post.

La fiscalía busca demostrar que Nxivm era una secta sexual disfrazada de grupo de autoayuda y liderada por Keith Raniere, quien está acusado de tráfico sexual, crimen organizado, fraude, explotación y pornografía infantil.

Nicole dijo que Allison, quien le exigía la llamara Madame Mack, le dijo que debía firmar diversos documentos que liberaran al grupo de cualquier responsabilidad en caso de “lesiones físicas y psicológicas”.

Incluso, según el Post, le exigieron firmar un acuerdo bajo el cual autorizaba a que se publicara cualquier cosa que ella creara bajo el nombre de Raniere. Nicole no firmó este documento ni algunos otros aprovechando que Mack pareció olvidarse del asunto.

Sin embargo, no es la primera en señalar algo así. Otra esclava sexual, identificada como Sylvie, había testificado que se le exigió firmar esos papeles bajo las órdenes de su maestra.