Omar Saucedo
El color esmeralda ronda en el Estadio León, pero son dos felinos de poder los que acechan el campeonato

Gran euforia se desborda en las inmediaciones del Estadio Nou Camp, en León, Guanajuato, y es que hoy el futbol mexicano busca un nuevo monarca y los  candidatos son los dos mejores equipos del torneo, León y Tigres

"La Fiera" disputa el juego más importante del torneo en casa propia y solo le falta el trofeo como cereza del pastel en una temporada donde lucieron su poder.

Omar Saucedo

Aunque el color esmeralda es abrumador en el recinto, son dos equipos aguerridos los que están quieren cazar la gloria, Tigres no se tocará el corazón y no le importará ser campeón fuera de casa. 

Los "Incomparables" llegan al partido de vuelta de la gran final con la mínima ventaja de 1-0 gracias a que "Bomboro" Gignac estremeció "El Volcán" el jueves pasado. 

Omar Saucedo

Restan 90 minutos en los que todo puede pasar, si bien en la ida el futbol quedó a deber en cuanto a espectáculo, esta ocasión ya no hay un mañana. El trono está disponible y exige que dueño. 

Ambas aficiones se encargan de que la pasión se haga notar, caras pintadas, ondeo de banderas, la playera bien puesta y el grito de apoyo a viva voz, son la postal en el Bajío. 

Omar Saucedo

En los banquillos, Ignacio Ambriz espera coronarse por primera vez en el fútbol mexicano, de conseguirlo, le daría a los panzas verdes su octavo campeonato nacional. 

Del otro lado está la experiencia del "Tuca" Ferreti, queriéndole dar a los auriazules su séptima estrella para así catapultarse como el mejor equipo del norte, superarían en campeonatos a Santos, Rayados y Tijuana. 

"León, vamos león", es la frase que pone la piel "chinita" en tierras guanajuatenses, un pasillo verdiblanco está instalado a la entrada del inmueble deportivo. El recibimiento a los locales es toda una locura.  

Omar Saucedo