Foto: Vanguardia
Y es que a pesar de que los campesinos se defienden de “Los Coyotes” que continúan haciendo de las suyas, han entrado al mercado regional ya las producciones de Tlahualilo y San Pedro por lo que los compradores se dan el lujo de fijar los precios ante la abundancia de la fruta

Matamoros, Coahuila.  Luego de que al principio de la comercialización, se abrió la compra-venta de melón con precio de 14 pesos el kilogramo, ahora están en cinco y hasta en 4.50 pesos  están ofreciendo “Los Coyotes”, denunciaron los productores de Matamoros Coahuila.

Ayer miércoles se vendía en 5 y hasta en  4.50 pesos por kilo, pero el martes 15 llegó hasta tres  pesos, por lo que algunos productores decidieron no vender y estuvieron esperando que los compradores les ofrecieran aumentar el precio, ya que estaban ofreciendo 4 pesos y 4.50, dependiendo de la calidad del melón y solo algunos les ofrecían 5 pesos.

Y es que a pesar de que los campesinos se defienden de  “Los Coyotes” que continúan haciendo de las suyas, han entrado al mercado regional ya las producciones de Tlahualilo y San Pedro por lo que los compradores se dan el lujo de fijar los precios ante la abundancia de la fruta.

 La sandía bajó también a dos pesos kilo, lo que hace incosteable su venta.

Según la información de la revista Inforural, el precio del melón y sandía comienza a bajar debido a la falta de compradores que venían de partes como Ciudad de México, Monterrey, Aguascalientes y Guadalajara, ya que los centros de abasto de esas ciudades no trabajan de manera normal por la contingencia del COVID-19.

La demanda baja y ahora la oferta sube, de tal manera que cuando comenzó la venta de melón, hace tres semanas, el kilo se vendía a siete pesos y la sandía a 4.50 pesos, pero ayer ya se estaban vendiendo a 5 y hasta 4.50 pesos por kilo de melón y con la sandía sucede algo similar.

Uno de los productores explicó que la situación es por la menor demanda del producto. “Necesitamos que vengan los compradores que llevan el producto a las ciudades grandes y los distribuyen en los centros de abasto, pues de otra manera los productores vamos a perder porque necesitamos vender a tiempo, no podemos almacenar y requerimos del dinero, ya que algunos debemos y necesitamos pagar y mantenernos”.

No obstante que por las mañanas se reúnen los productores y compradores para convenir el precio, a lo largo del día comienza la estira y afloja y algunos productores que llegan de los sembradíos, cargados con su melón o sandía, son convencidos de vender un poco más barato, pues lo que quieren es vender y obtener recursos económicos.

Jesús Zárate Muñoz, productor y coordinador de un grupo de productores de Matamoros, Tlahualilo y San Pedro, indicó que se están organizando para no tener los mismos problemas de cada año y están viendo la posibilidad de contar con un centro de acopio que sea de los productores para evitar el "Coyotaje".