Que el Presidente no evada
que el mal humor va a crecer,
ni cómo hacerle entender
que no hay aciertos en NADA.