Les platico:  no puedo ni debo jurarlo y menos en víspera de Semana Santa porque no vaya a ser el diablo, pero algo me dice que en el caso de Clara Luz, el pleito con el merolico cómico ese, se lo aventó ella sola.

El tema del video del tal Raniere, a ninguno de sus generales les dijo de su existencia; no estaban enterados de eso.

Consecuentemente, los primeros sorprendidos fueron sus asesores.

Entonces, ten tu tan tan, Clara, error tuyo.

2.- Pero en el caso de Adrián el asunto lo veo distinto: sus disparos contra la candidata de Morena-PVEM-PT-NA, no fueron concebidos por él, sino por sus asesores, quienes no esperaban que los trancazos iban a ponerse duros y rudos desde la mismita primera de las tres caídas con límite de tiempo.

Creo que al darse cuenta de eso, buscaron en su arsenal de marrullerías y al no encontrar otra cosa, usaron las que tenían reservadas para la tercera caída, 15 días antes de las elecciones.
Entonces, tengan su tan tan, asesores de Adrián, errores de ustedes.

3.- ¿Y el rol de Samuel García en todo esto? Se metió en medio del cuadrilátero cual ajonjolí de todos los moles buscando jalar reflectores para su campaña, en un pleito que no era ni es de él, porque si se dieron cuenta, ninguno de los contendientes lo peló.

Entonces, tengan su tan tan, se equivocaron Samuel y también sus asesores.

4.- Ah, y Fernando Larrazábal en un rol de aparente apaciguador conminando a los dos contendientes a no jugársela rudo entre ellos puesto que ambos tienen ascendencia priyista y casi les dice que son hermanos y que no se peleyen entre ellos.

La verdad, no sé si se equivocaron él o sus asesores o todos.

Entonces, errores de él y de sus asesores porque los amigables apaciguadores se murieron con Víctor Bravo Ahuja (los que no saben, búsquenle en Google con ese nombre y verán la trascendencia de esta mención).

RECUENTO DE DAÑOS

1.- Bastará que Clara les haga caso a los generales, que para eso están en su war room de campaña, y que por favor les den las gracias a Adrián y a los suyos, porque haber lanzado su mejor petardo contra ella a estas alturas, les da tiempo de reagruparse, re armarse y re definirse, pues tiempo hay y no lo habría si los mejores golpes del contrincante se los hubieran asestado 15 días antes de las elecciones.

2.- Adrián y su equipo van a buscar en su morral y penosa y llorosamente se darán cuenta de que no tienen más golpes como el que ya quemaron, a diferencia de lo que sucederá del lado de Clara, donde todavía le tienen reservadas letales ojivas montadas en los más pesados obuses.

¿Mina y el despojo del papá putativo de Adrián contra los ejidatarios sin que él mismo Adrián haya hecho NADA siendo procurador de justicia en el Estado? pfff, es nada comparado con los proyectiles que apuntan hacia su cabecita y que le serán lanzados -esos sí- 15 días antes de las elecciones.

3.- Aunque Samuel presuma y alardee que es químicamente puro, sus dos principales adversarios -bueno, los tres, por si se ocupa- le tienen lista y armada una desagradable sorpresa relacionada al rol de cierta “firma legal” que opera alguien que se llama igual que él.

Es un tema que no prescribe aún en los tiempo legales, y me extraña que siendo él abogado con maestrías y doctorados, no se haya dado cuenta de eso.

4.- Fernando Larrazábal tiene sus propios demonios con quienes lidiar y él los conoce perfectamente bien porque cuentan con nombres, apellidos, tiempos y cantidades.

Su principal reto es no salirse del libreto que le dicta la “santísima trinidad”, que si por él fuera -salvo a uno- los hubiera mandado a la esquina por el pan con la esperanza de que se perdieran en el camino.

ASÍ LA COSA...
No espero tanto el 6 de junio, sino la fecha del primer debate oficial que será convocado por los “imparciales magistrados” de la CEE, donde el tufo priyista envuelve a su presidente, el tal Mario Alberto Garza Castillo, a quien Adrián le debe la alcaldía que ostenta en Monterrey.

Para mí, ese será uno de los momentos cruciales de la verdad.

Ahí, los asesores de cada uno jugarán sus mejores cartas y -léaseme bien- de la química que exista entre los candidatos y sus generales, dependerá quien salga con los laureles ciñendo sus sienes y a quienes se les darán las gracias por participar.

Y EL ROL DEL VOTANTE EN LAS ELECCIONES?
Ufff, se me acabó el espacio. Se las debo para más “adelante y arriba”, como decía Echeverría...

CAJÓN DE SASTRE
“Enterada. Cambio y juera y apaga la luz porque todavía son horas de dormir...”, dice la irreverente de mi Gaby.