Whatsapp reveló que NSO Group, la empresa israelí que vendió el software de espionaje Pagasus al Gobierno del ex Presidente Enrique Peña Nieto, continuó implementando este código malicioso a través de Whatsapp. Foto: SinEmbargo
Existen indicios que apuntan a que las prácticas de espionaje continúan generándose desde el Gobierno Federal

Ciudad de México.- Whatsapp reveló que NSO Group, la empresa israelí que vendió el software de espionaje Pagasus al Gobierno del ex Presidente Enrique Peña Nieto, continuó implementando este código malicioso a través de Whatsapp. La plataforma de mensajería informó que tras una investigación realizada en conjunto con Citizen Lab identificó que mil 400 usuarios de 20 países, entre ellos México, fueron espiados entre abril y mayo de 2019.

En una rueda de prensa las organizaciones Artículo 19, R3D y SocialTic indicaron que debido a los antecedentes de espionaje que tuvieron lugar en México durante el 2017 y a que la empresa de inteligencia israelí sólo vende a gobiernos, existen indicios que apuntan a que las prácticas de espionaje continúan generándose desde el Gobierno federal, por lo que señalaron que es necesario que la Administración encabezada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador transparente si ha adquirido este software o si tiene información de que alguien más en el país lo está empleando para espiar a periodistas, activistas y defensores de derechos humanos como ocurrió durante el sexenio pasado.

A través de un posicionamiento, Whatsapp informó que iniciará acciones legales contra la empresa NSO Group por vulnerar la seguridad de sus usuarios. La plataforma de mensajería indicó que ha enviado a los afectados una notificación. Hasta el momento no ha señalado nombres de los afectados en México pero sí confirmó que el país está dentro de la lista de afectados.

El código malicioso obtuvo acceso a archivos, mensajes de texto, llamadas de voz y datos almacenados. Así como la geolocalización en tiempo real del equipo telefónico y pudo activar de manera remota el mocrófono y la cámara de los dispositivos. Sin embargo, Whatsapp indicó que a partir del 13 de mayo implementó un parche de seguridad con el que los usuarios que cuentan con la versión actualizada quedaran protegidos.

En mayo de este año, Wahtsapp reveló que detectó y bloqueó un nuevo tipo de ciberataque que afectaba a las videollamadas. De acuerdo con Washigton Post, tras meses de investigación la empresa de mensajería detectó que la responsable de estas ataques fue la compañía NSO group, mismos que afectaron a 100 defensores de derechos humanos, periodistas y otros actores políticos, entre ellos algunos de nacionalidad mexicana.

En junio del 2017, la organización Citizen Lab dio a conocer que el Gobierno de México, entonces bajo el mandato de Enrique Peña Nieto, adquirió a la empresa israelí, NSO Group el software de espionaje Pegasus, a menudo adquirido por gobiernos de todo el mundo para combatir el terrorismo. El software infecta teléfonos celulares y equipos de cómputo mediante malwares que permiten su intervención.

De acuerdo con la investigación realizada por el laboratorio interdisciplinario con sede en Toronto, Canadá, la Agencia de Investigación Criminal (AIC), entonces dirigida por Tomás Zerón Lucio, empleó este software para espiar a abogados e investigadores internacionales del caso Ayotzinapa, periodistas y activistas que resultaban incómodos para la pasada Administración federal, así como a familiares de estos.

El gasto invertido por el Gobierno mexicano entre el 2011 y 2017 en la compra de Pegasus y otros programas de espionaje alcanzó la suma de 80 millones de dólares de acuerdo con el New York Times. Tras descubrirse el uso de esta tecnología para espiar a defensores de derechos humanos, activistas y periodistas, Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) inició la carpeta de investigación con folio FED/SDHPDSC/UNAI-CDMX/0000430/2017. Zerón Lucio ha sido requerido para comparecer como testigo por la compra del Malware ante la Fiscalía General de la República (FGR). El ex funcionario ha intentado evadir este procedimiento a través de un amparo que la fue negado por un juez de distrito.

El software Pegasus ha sido cuestionado por organizaciones internacionales y especialistas en ciberseguridad debido a que la empresa no transparente en su totalidad las condiciones en que oferta el producto y los alcances reales del software.

La empresa de ciberseguridad Kaspersky analizó la versión de Pegasus del 2017. En su reporte indicó que el sofware era capaz incluso de intervenir conversaciones en texto y audio encriptadas además de que: “instala los módulos necesarios para leer los mensajes y correos del usuario, escucha llamadas, hace capturas de pantalla, registra claves que se introducen, accede al historial del navegador, contactos, etc. Básicamente, puede espiar cualquier aspecto de la vida de la víctima”.