Susto. El menor golpeó en la llanta trasera de una Ford Explorer, cuyo conductor pudo ver lo ocurrido por el espejo retrovisor y paró. Ulises Martínez
Fue valorado y curado de un golpe en el pómulo y una abrasión en la mano izquierda que no requería más que curación

Un menor de 5 años que se encontraba jugando con su bicicleta se estrelló contra una camioneta en calles de la colonia Guerrero la tarde de ayer. Las heridas que sufrió no fueron de gravedad.

Ángel Mateo jugaba en la calle 36, pero debido a un declive no logró detenerse y se fue de picada hasta la calle 13, donde circulaba una camioneta Ford Explorer.

El vehículo era conducido por Antonio M., de 60 años, quien sintió el impacto en la llanta trasera y por el espejo vio cómo el menor se fue directo al piso, deteniendo el vehículo y bajando para ver cómo estaba el niño.

Los vecinos dieron aviso al número de emergencia 911, llegando el personal de la Policía Municipal así como paramédicos de la Cruz Roja, quienes subieron a Ángel Mateo con su madre a la unidad para ser atendido.

Fue valorado y curado de un golpe en el pómulo y una abrasión en la mano izquierda que no requería más que curación.

A pesar de no ser responsabilidad del conductor, éste habló con los padres para que llevaran al menor a valorarlo a una clínica y los gastos correrían por su cuenta.