Foto: Especial
Pidió a los servidores públicos encargados aplicarse para no darle oportunidad a los cuestionamientos de los conservadores, quienes, aseguró, “son irresponsables y no son patriotas”

Jalapa, Tab., Al hacer una clara alusión a la detención de Genaro García Luna, ex secretario de seguridad en la administración de Felipe Calderón y quien fue señalado por las autoridades de Estados Unidos por presuntos vínculos con el cártel de Sinaloa, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que lo que agravó la inseguridad y violencia en el país fue el contubernio entre autoridades y delincuencia, pero en su gobierno no habrá complicidad.

Más tarde, durante una reunión con beneficiarios del programa Sembrando vida en Jalapa, Tabasco, y más tarde en Coatzacoalcos, Veracruz, les pidió a los servidores públicos encargados aplicarse para no darle oportunidad a los cuestionamientos de los conservadores, quienes, aseguró, “son irresponsables y no son patriotas”.

El mandatario continuó ayer con una gira de trabajo que realiza éste fin de semana y en la que ha recorrido localidades de Chiapas, Tabasco y Veracruz.

Durante su mensaje en un acto público frente a beneficiarios de Sembrando vida, sostuvo que uno de los problemas más serios que heredó su gobierno fue el de la violencia causada por grupos criminales.

“Ahora nos estamos dando cuenta, hay ya noticias de cómo estaba el asunto, de cómo los encargados de garantizar la seguridad estaban trabajando para la delincuencia, a su servicio. Eso fue lo que empeoró la situación de inseguridad en nuestro país, porque cuando no hay una frontera definida entre autoridad y delincuencia, cuando hay contubernio, cuando es lo mismo la delincuencia que la autoridad, pues entonces no hay remedio”, señaló López Obrador.

Autoridad moral

En cambio, “si se define bien la frontera, si se pinta bien la raya y no hay contubernio, y no hay vinculación de la autoridad con la delincuencia, entonces se puede poner orden”. Agregó que se siente confiado de que en su sexenio se garantizará la paz con autoridad moral, porque no habrá la complicidad que existía entre delincuencia y autoridades.

En la ranchería San Miguel Adentro, en Jalapa, a 51 kilómetros de la capital del estado, y frente al gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, varios de los asistentes gritaron constantemente su petición de que se reduzca el costo del servicio de energía eléctrica. El Presidente fue claro y reconoció que, por el momento, es imposible atender la petición ante la elevada deuda con la que recibió su gobierno la CFE, así como un Pemex “en bancarrota” y con una producción a la baja.

A la par, López Obrador sostuvo dos reuniones con el equipo técnico de Sembrando vida, en las que no hubo apertura para prensa, pero difundió un reporte por sus redes sociales. En el segundo de dichos encuentros, y al que acudió el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, López Obrador indicó qué hay quienes cuestionan que el programa no representa una recuperación de recursos para el gobierno.

Lo señalan, afirmó, “porque así son los conservadores, quieren que se mantengan las cosas como han sido siempre y nosotros queremos los cambios. Entonces no darles oportunidad, si somos conservadores, entonces sí, actuemos de manera irresponsable. El conservador es corrupto, es irresponsable y no es patriota, eso está comprobado históricamente”.

Al igual que en las marchas se gritaba “el que no brinque es charro; les dijo:el que no se aplique, el que no trabaje, el que no sea responsable, es conservador”.

En la mañana, en Villahermosa, pidió al equipo técnico de este programa que haya resultados antes de concluir el sexenio, y ver antes plantaciones de cítricos, café y cacao.

En tanto, la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, pidió a los funcionarios trabajar de forma comprometida en Sembrando vida, ya que representa el programa de reforestación más grande en la historia del país y del mundo.

“Requeriremos entre 2019 y 2020, mil millones de plantas, ese es un gran reto para todos y tenemos que hacer ese trabajo”, agregó, además de pedir también que se avance a mayor velocidad, y se comprometió a solucionar problemas críticos, como la regularización en los pagos y resolver temas de tipo administrativo.

No relección

En tanto, López Obrador, durante el acto en Jalapa, señaló que sus adversarios, los conservadores, hablan de que busca relegirse, pero insistió que no lo hará. En una re-acción al unísono, los asistentes le respondieron con un “sí”, en referencia a su aprobación para relegirse. Con la frase tabasqueña “ay mojo maistro” –equivalente a la expresión “no inventes” de la Ciudad de México– reiteró que su gobierno concluirá en 2024.