Alza. Extorsión, homicidio doloso, trata de personas, feminicidio y secuestro se han incrementado.
La trata de personas registro una alza de 29 por ciento y de secuestro 6.5%, según el SESNSP
Me parece lamentable de un funcionario en cualquier momento, que salga a mentirle a la sociedad”.
María Elena Morera Mitre, de Causa Común.

CDMX.- Durante la gestión de Alfonso Durazo al frente de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) los delitos como la extorsión, homicidio doloso, trata de personas, feminicidio, secuestro y narcomenudeo han aumentado.

Según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), entre enero y septiembre de 2019 estos delitos registraron incrementos en las carpetas de investigación iniciadas que van del 1.3%, en el caso de homicidio doloso, hasta 35%, para las extorsiones.

Las investigaciones por trata de personas registraron un alza de 29%, mientras que por narcomenudeo fue de 21.62%; de feminicidio de 14.15%, y de secuestro, 6.5%.

En 10 meses, Durazo Montaño se encargó de la eliminación de la Policía Federal (PF) para crear la Guardia Nacional y su propuesta inicial recibió diversas críticas en el Congreso de la Unión debido a que establecía la existencia de un cuerpo conformado por policías civiles, militares y navales a las órdenes de un mando militar.

En enero pasado el titular de la SSPC afirmó que el esquema cambiaría para que hubiera un mando civil en la Guardia Nacional. En mayo de este año, anunció el despliegue de elementos para resguardar la frontera sur ante el incremento de las caravanas migrantes rumbo a Estados Unidos y la exigencia de este país a que México detuviera a los movilizados.

El despliegue fue criticado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que aseguró que los elementos no están capacitados en la materia.

En junio pasado, cuando se publicó el reglamento de la Ley de la Guardia Nacional, elementos de la PF que serían transferidos al nuevo cuerpo de seguridad iniciaron una serie de protestas en la Ciudad de México, principalmente en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y en el Centro de Mando de Iztapalapa, contra el cambio.

Entre sus principales reclamos estaban la desaparición del bono de operatividad y el respeto a sus rangos de mando y derechos de antigüedad. Los disidentes tramitaron amparos que permanecen en trámite y en septiembre pasado, una vez eliminada por completo la PF, Durazo emplazó a los elementos inconformes con su incorporación a la Guardia Nacional a que en siete días manifiesten su voluntad de ser adheridos al nuevo cuerpo de seguridad o de lo contrario serían adscritos al Servicio de Protección Federal de la SSPC.

Esto fue impugnado por unos mil 500 policías disidentes que consideraron que el acuerdo de Durazo Montaño violó su derecho de elegir libremente el trabajo al que desean dedicarse.