Gracias por leerme y atender estas letras. Sólo tengo agradecimiento hacia usted, señor lector. Hartos comentarios me han llegado con la saga aquí publicada donde he tratado de explicarme y explicar públicamente, el triunfo y las repercusiones en todos los ámbitos (arista política, económica, social, empresarial, de política internacional, cultural y todo lo que engloba el quehacer del ser humano, vaya) que tendrá la asunción al poder de México por seis años, del excrucificado de Tabasco, Andrés Manuel López Obrador, como Presidente de México. Aún no jura el cargo y el desencanto es brutal. Hartos, hartos lectores –para fortuna mía–, me han comentado de mi estribillo machacón y tal vez enfadoso, “se los dije…”. Pues sí, se los dije con tiempo y ahora, regreso al tema ya confirmadas varias tesis nodales esbozadas en la saga de textos en este espacio editadas.

Un lector atento, el cual me favorece, de plano me espetó: “Ande maestro, solácese escribiendo lo que usted advirtió y de plano, búrlese…”. Tal vez lo primero, jamás lo segundo. 
Planto un nuevo estandarte de batalla: mi intención y buena fe es que al Presidente AMLO le vaya bien. Si a él le va bien (y a su equipo) y sus políticas funcionan, a mí me imagino me irá bien, a mi familia les irá bien, a mis dos novias les irá de maravilla… en fin, todo mundo disfrutando el paraíso prometido por el exflagelado del DF, quien abomina de lo que él bautizó como “la mafia del poder”. Sin mofa de por medio, espero que esto de verdad camine hacia el verdadero éxito y que la población viva dignamente y por primera vez, tal vez por primera vez, se vea una mueca de amplia sonrisa en los rostros de más de 120 millones de mexicanos. El problema es uno, o varios. El primero es mío, sólo mío: lo dejo una vez más por escrito para que no se olvide: la vida, para mí, es sencilla. Tan sencilla, que en mi caso, raya en lo primitivo. Soy primitivo, y como nunca tengo nada qué perder porque me da igual quién gane en la urna, pues sólo observo, cuadro mi puzle, se lo doy a conocer a usted en este generoso espacio y hasta hoy, siempre gana mi apuesta. Entremos de lleno.  

Siento que AMLO y su equipo rojo, piensan que somos retrasados mentales… y así nos tratan. Ojo, me incluyo. Le dije en su momento que había dos diputados federales que habían preferido estudiar en Televisa (la mafia del poder) y no en la Universidad: Sergio Meyer y Ernesto D’Alessio. A uno le nombraron como Presidente de la Comisión de Cultura y al otro, de la Comisión del Deporte. Los yerros, uno tras otro que han cometido, son del dominio público. No voy a repetir lo que usted ya conoce al respecto. ¿Usted avala lo anterior? Con su silencio cómplice, sí. Entonces usted es claque de AMLO, así de sencillo. 

ESQUINA-BAJAN
¿Austeridad? No comparto esa idea. No del todo. El mundo es salvaje y capitalista, así es esta parte del mundo que habitamos. En esta jungla tenemos que habitar (sobrevivir). ¿O usted, estimado lector, si tiene dos o tres autos, para tres o cuatro miembros de su familia, va a regalarlos y quedarse sólo con uno? ¿Usted va a sacar a su hija adolescente de la preparatoria del ITESM, para matricularla en el CBTIS de la colonia del Valle de las Flores? Dinero. El mundo se mueve por aquí en base a lana, harta marmaja. El gobierno debe de gastar y a manos llenas. Con orden, disciplina y plan inteligente. Y como debe de haber gasto gubernamental para atraer inversión privada y esta inversión privada nos beneficie a todos, es necesaria la conectividad. Y el mundo hoy está conectado en base a funcionales aeropuertos. 

Es decir, hay que competir. ¿Usted estaría de acuerdo hoy en renunciar a su celular de última generación, renunciar a internet, largar su computadora o laptop y volver a redactar como yo, en una máquina Olivetti Leteera con uso de cintas entintadas que ya no se consiguen, salvo en la ciudad de México en dos lugares perdidos de la mano de Dios? Del 25 al 28 de octubre se realizará el sondeo-encuesta en el cual, usted va a decidir el futuro de la construcción o no del gran y nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. El sondeo (lo que eso signifique en la nueva jerga que nadie cuestiona de AMLO) se realizará en sólo 573 municipios de los 2 mil 458 que tiene México. ¿En base a qué se escogieron, quién y cómo lo hicieron, por qué estos y no otros; usted podrá votar o no? Sí, es como si a usted le quitaran su celular digital, su laptop e internet. ¿A esto usted le llama avance democrático?  

¿Austeridad? No comparto esa idea. Al parecer, tampoco en el equipo del excrucificado. Su más cercano colaborador, César Yáñez, se acaba de casar con Dulce Silva y aparecieron a todo tren en la revista “¡Hola!”, sí, esa misma publicación que ha servido de escaparate de la alta frivolidad que se practica en México, por parte de las clases sociales que tienen pesos, hartos pesos. Claro, eso que les criticaban a Enrique Peña Nieto y su guapa, guapísima esposa, Angélica Rivera. Dice un viejo refrán árabe: “Ten cuidado con el enemigo que eliges, porque invariablemente terminarás pareciéndote a él”. ¿Austeridad? No en esta boda donde se gastaron entre 10 y 13 millones de pesos. AMLO asistió como testigo principal al jolgorio de su más cercano colaborador. Por cierto…

LETRAS MINÚSCULAS
La novia estuvo en prisión en 2016, acusada de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita… se los dije.