'Hay casos documenta-dos de desaparición forzada y otras violaciones a derechos humanos que involucran directamente a cuerpos militares', dice Diana Iris, de Fuundec

Diana Iris García, miembro de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila, manifestó su descontento con el superdelegado del Gobierno Federal, Reyes Flores Hurtado, luego de que, en torno al tema de la Guardia Nacional, manifestara que el trabajo del Ejército en las calles es fundamental para preservar la seguridad de la sociedad.

Fue durante su participación en el panel “Retos, obstáculos y logros de los derechos humanos en México”, cuando Reyes Flores Hurtado expresó que en su experiencia viviendo en Torreón durante la época de 2009 a 2013, la gente tomó confianza en los grupos militares que se establecieron en La Laguna para “la guerra contra el narco”.

“En mi caso personal, yo veía a los militares y me sentía en paz”, expresó el superdelegado, apoyando la postura de la integración de la Guardia Nacional que ha manifestado el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde esa perspectiva, la integrante de Fuundec y madre de Daniel Cantú Iris, desaparecido en 2007, manifestó su preocupación ante la postura del delegado, asegurando que él mismo debería recordar que en la entidad también hay casos documentados de desaparición forzada y otras violaciones a derechos humanos que involucran directamente a cuerpos militares, mismos que han sido reconocidos por las autoridades.

“Vimos que desde 2006 que Felipe Calderón sacó al Ejército a las calles se incrementaron las violaciones a los derechos humanos y en el Noreste las desapariciones forzadas. El Ejército no tiene por qué estar en las calles”, expres ó.

Aunque el delegado no tendría injerencia para aceptar o denegar la propuesta de la Guardia Nacional, Diana Iris García mencionó que la postura es delicada, siendo un funcionario que estará al frente de cargos con carácter social y público en los próximos años.

“Los organismos internacionales, en sus visitas y recomendaciones han dicho que el Ejército no está preparado para dar seguridad a la sociedad. Nos preocupa la visión y que su postura sea esa; vamos a darle seguimiento porque va a estar por varios años en su puesto”, concluyó.

En Coahuila el mismo gobernador Miguel Ángel Riquelme ha pedido en varias ocasiones que sea el Ejército el que vigile las calles del Estado.