Foto: Archivo
Las pérdidas por los ilícitos de “piratería” y contrabando de mercancía en México representaron 236 mil millones de pesos durante el año pasado

CIUDAD DE MÉXICO.- Las pérdidas por los ilícitos de “piratería” y contrabando de mercancía en México representaron 236 mil millones de pesos durante el año pasado, precisó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Enrique Guillén.

La cifra representa 1.25% del Producto Interno Bruto (PIB), una cantidad que ubica a la “piratería” como el segundo negocio más redituable después del narcotráfico, comentó.

Durante el Primer Diálogo para el Combate del Contrabando y la Piratería, expuso que para el erario la pérdida tributaria puede rebasar los 6 mil millones de pesos anuales.

Por ejemplo, comentó que la British American Tobacco estima que al año ingresan a México 340 millones de cajetillas de cigarros, por las que no se pagan impuestos y que restan mercado a las empresas formalmente establecidas.

A los daños económicos se les suman las afectaciones “al tejido social, porque debe considerarse la gravedad del contrabando y de la piratería cuando afectan directamente a la salud de las personas, como es el caso de medicinas, alimentos y cigarrillos”, expuso el líder de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación.

Durante el evento que se llevó a cabo con motivo del 75 aniversario de la Canacintra, comentó que en pruebas de laboratorio en productos “piratas” se encontraron restos de material que ocasionan daños a la salud de las personas.

De igual forma, se sabe, por ejemplo, que hay basura, restos de alfombra, residuos de tejido humano, madera y hasta heces fecales de personas y animales.

Enrique Guillén consideró que para salir de la problemática es necesario generar crecimiento, a través del aumento en el consumo privado y la generación de empleo.

“Hay que bajar desde cada una de nuestras trincheras, no sólo por combatir los efectos del problema, sino generar las circunstancias que favorezcan el fin del mismo”, señaló.

Solamente así se va a generar más movimiento en la actividad productiva formal y se evitará la entrada de mercancía ilegal que genera evasión de impuestos y reduce los ingresos tributarios del país.

Por su parte, el representante de la industria de vinos y licores, Cristóbal Mariscal, explicó que en el caso del alcohol, anualmente hay contrabando de 17 millones de cajas, lo que significa que el erario público deja de percibir mil 200 millones de pesos de impuestos. Pese a que el problema es grave, el presidente de la Comisión de la Propiedad Intelectual de la Confederación de Cámaras Industriales, Roberto Arochi, explicó que la Procuraduría General de la República (PGR) no desarrolla las acciones necesarias contra la “piratería” y el contrabando al realizar inspecciones aisladas y limitar los operativos contra quienes cometen esos delitos.