Foto: AP
Las protestas planeadas para el martes contra un mitin de Trump suceden al mismo tiempo que intenta revitalizar su presidencia después de meses llenos de controversia

PHOENIX  — El primer evento político del presidente Donald Trump desde los hechos violentos en Charlottesville, Virginia, ha atraído a varios grupos de opositores a Phoenix, y las autoridades están tomando medidas de precaución adicionales para mantener la paz.

Las protestas planeadas para el martes contra un mitin de Trump suceden al mismo tiempo que intenta revitalizar su presidencia después de meses llenos de controversia. Los comentarios de Trump acerca de que las dos partes son culpables por la violencia en un mitin de nacionalistas blancos en Virginia sólo agravaron su situación.

Los líderes demócratas del estado llamaron a la gente que quiera mostrar su descontento y oposición con las políticas del presidente a juntarse en una zona designada por la ciudad, la cual está cerca del centro de convenciones de Phoenix donde será el mitin del martes.

Foto: AP

El mensaje a los manifestantes evocó a aquellos que el alcalde Greg Stanton había hecho. Stanton dijo que él espera que los manifestantes sean “cívicos, respetuosos y pacíficos”. La jefa de la policía Jeri Williams señaló que los derechos de la Primera Enmienda se respetarán, pero que la conducta criminal será rápidamente controlada.

La vicealcalde de Tucson, Regina Romero, dijo a la prensa el martes que “necesitamos alzar nuestras voces en contra del racismo de Trump y de sus ataques a los derechos civiles”.

Mientras tanto, Diane Treon, simpatizante del mandatario que acudió a Phoenix junto con cientos de partidarios más, expresó que asistir a uno de los mítines del presidente “había sido un deseo desde los que hizo durante su campaña”, pero que las protestas eran lo que la mantenía alejada. Agregó que piensa que la policía “nos mantendrá a salvo”.