Pero no se puede decir... Que hizo el coraje de su "vida". En gira por Morelos fue acosado por campesinos que le reclamaron que sacara la pintura al óleo de Emiliano Zapata, que se exhibe en el Teatro de Bellas Artes, recibiendo algunos "aventones", estando a punto de ser agredido, pues esta vez no hubo nada que lamentar, a pesar de que alguien sacó a relucir una pistola que por fortuna no disparó, hecho que se considera un aviso para "futuras" giras.